Empollonas de instituto

Beanie Feldstein y Kaitlyn Dever, en la víspera de su graduación.

La actriz Olivia Wilde debuta en la dirección con una inteligente y deslenguada comedia sobre dos amigas dispuestas a resarcirse en la fiesta de graduación de los años que han pasado hincando codos

Oskar Belategui
OSKAR BELATEGUI

La fiesta de graduación del instituto es un rito fundamental en el tránsito a la edad adulta de los jóvenes estadounidenses. Al menos así se desprende de las miles de películas que hemos visto, de 'Carrie' a 'High School Musical', ambientadas entre taquillas, gimnasios y aulas en las que se mueven personajes que son estereotipos: el capitán del equipo de fútbol, la pija, el freak... ¿Cómo innovar en un género con códigos tan marcados?

La actriz Olivia Wilde (la doctora Trece de la serie 'House') debuta en la dirección con una comedia que juega con la principal preocupación de los alumnos que pueblan este tipo de películas: que la fiesta de graduación sea memorable para demostrar que sus años de instituto han merecido la pena. Las protagonistas de 'Súper empollonas' ('Book Smart' en el original) son dos estudiantes sobresalientes y grandes amigas que pensaban que pasarse el día hincando los codos les daría una ventaja sobre aquellos compañeros de promoción más interesados en divertirse.

En vísperas de su graduación, afrontan la dura realidad de que puede que hayan desperdiciado parte de su adolescencia. Resueltas a recuperar algo del tiempo perdido, deciden intentar condensar cuatro años de experiencias inolvidables en una sola noche y colarse en una fiesta para la que, por muchos libros que se hayan empollado, nada las ha podido preparar.

«Quería que pareciera una película de una pareja de policías, sobre unos compañeros que se protegen mutuamente, pase lo que pase», afirma la directora. «Nos inspiramos en títulos como 'Superdetective en Hollywood', 'Training Day' y 'Arma letal' para abordarla del mismo modo que si fuera una película de acción explosiva. Básicamente, 'Súper empollonas' refleja lo mucho que nos jugamos realmente en esa época de nuestras vidas».

Beanie Feldstein y Kaitlyn Dever dan vida a estas maduras, cínicas y competitivas amigas, resueltas a vivir un 'Resacón en Las Vegas' tras una vida hincando codos. Que una de ellas sea lesbiana sin que haya una trama en torno a salir del armario demuestra la madurez e inteligencia de una cinta con chistes sobre la masturbación femenina y aroma noventero.