Colin Farrell: «Si no intentas ser buena persona cuando tienes hijos eres un asco»

Colin Farrell caracterizado como el domador de elefantes de 'Dumbo'.

El actor se enrola en el circo de Tim Burton y encarna a un domador de caballos que regresa de la guerra y tiene que hacerse cargo de los elefantes en 'Dumbo'

MARÍA ESTÉVEZLos Ángeles

Colin Farrell (Castleknock, Irlanda, 1976) lleva años en la cúspide de Hollywood interpretando solo aquello que le interesa. Tal vez no vuela tan alto como el elefante de su última película, pero se le acerca bastante. Tras el éxito de 'Viudas', estrena 'Dumbo' a las ordenes de Tim Burton, uno de sus directores favoritos. El filme retrata la historia animada de Walt Disney de 1941, pero con actores reales y la magia de los efectos especiales. Es una aventura llena de emociones donde los personajes del circo cobran vida y en especial ese torpe elefante con una habilidad que lo convierte en la sensación de circo.

Una historia maravillosa que cautivó a Farrell y con la que el actor quiere emocionar a un público de todas las edades. Con una mitología conocida, 'Dumbo' es una explosión de fantasía, un concierto de magia donde Tim Burton pone a prueba los engranajes de su imaginación, una máquina perfecta para crear escenarios. Michael Keaton, Danny DeVito y Eva Green completan un elenco de fantasía.

- ¿Qué destacaría de Tim Burton después de trabajar con él?

- Ha creado un mundo fantástico que todos reconocemos y con el que podemos identificarnos. Pero no se ha olvidado de dotar a la narración de la dulzura necesaria para seducirnos. Tim sabe perfectamente cómo encontrar el equilibrio. Es capaz de unir elementos alegóricos como un elefante volador con los problemas de una familia ante la destrucción de la guerra.

-'Dumbo' es una de las mejores películas que ha firmado el realizador. ¿Le ha sorprendido?

- Cuando tienes como protagonista un elefante volador cualquier cosa puede suceder. No es un filme sobrenatural, es un universo circense donde la magia, la imaginación y los sueños tienen su espacio. En la actualidad muchos nos identificamos con la idea de ir de una ciudad a otra, con ese movimiento nómada que existe en el planeta. Cada uno intenta encontrar su lugar como puede. Esa es la belleza de la historia de 'Dumbo', además del talento de Burton para crear un escenario absolutamente estremecedor.

- ¿Cuáles son los temas de 'Dumbo'?

- Sin duda el placer de disfrutar de las emociones como el amor, el miedo, la perdida, el terror o la vergüenza dentro de un espacio dedicado a la imaginación. Creo que la diseñadora Colleen Atwood ha hecho un trabajo sensacional con sus creaciones de vestuario y Tim ha dotado cada escena de su magia.

- ¿Le costó interactuar con los efectos especiales?

- Nunca es fácil. Tim es un tipo muy pragmático, que complementa esas escenas con distintas posibilidades, como pelotas voladoras o cualquier otro tipo de invento, y yo no quiero robar protagonismo a Dumbo. Esos detalles son parte del trabajo de filmación. Lo que te puedo asegurar es que los escenarios fueron algo que yo no había visto nunca, extraordinarios. Y piensa que yo rodé 'Alejandro Magno'. Es un set pero hay amaneceres y atardeceres, pájaros volando, nubes. Es un mundo donde uno puede ver hasta elefantes voladores.

Colin Farrell, un padre que no conecta con sus hijos en 'Dumbo'.
Colin Farrell, un padre que no conecta con sus hijos en 'Dumbo'.

-¿Qué puede revelar sobre su personaje? ¿Es usted un buen domador de caballos?

- Malísimo. He montado caballos durante años en varias películas. No soy un gran jinete, pero me defiendo. Interpreto a un personaje que trabajaba en el circo junto a su esposa haciendo trucos de cuerda y doma. Luego, mi personaje debe ir a pelear a la guerra durante cinco años y, cuando regresa, los dos hijos que habían tenido han sido criados por la gente del circo porque su esposa murió. Así que vuelve a ser un padre soltero mal equipado para lidiar con la paternidad, mal equipado para lidiar con los cambios que están ocurriendo en el circo y en la industria de los artistas. La vida son brochazos anchos combinados con momentos específicos. Si no intentas ser una buena persona cuando tienes hijos, eres un asco. Holt es un padre que adora a sus hijos pero no tiene ni idea de cómo ser padre.