La Rioja

Logroño, 14 jun (EFE).- La Rioja Turismo ha instalado un contador automático que recoge, a través de un sistema de bucle magnético, los datos cuantitativos de los cicloturistas que transitan por la ruta europea cicloturística Eurovelo 1.

Además, un sensor permitirá contabilizar el número de peatones que hacen este recorrido y se diferenciarán los dos tipos de usuarios de la ruta, ha detallado este viernes el Gobierno riojano en una nota.

Ha añadido que, desde que se instaló este dispositivo en el municipio de Grañón hace apenas un mes, se han contabilizado más de 15.000 usuarios, entre peatones y ciclistas.

El promedio de usuarios al día es de 612 usuarios, de los que el 91,9 % son peatones y el 8,1 %, ciclistas; y los días de la semana con mayor tránsito son los jueves, viernes y sábados.

Este dispositivo se enmarca en el proyecto europeo Atlantic on Bike, denominado también Ruta de la Costa Atlántica, en el que participa La Rioja y que transcurre desde el Cabo Norte (Noruega) hasta Sagres (Portugal); y, a su paso por España, recorre Navarra, La Rioja, Castilla León, Extremadura y Andalucía.

Este proyecto está subvencionado por el Fondo Europeo de Desarrollo Regional (FEDER) y es fruto de la apuesta por el cicloturismo y el turismo sostenible de 18 socios de seis países -Noruega, Irlanda, Inglaterra, Francia, España y Portugal- y cuatro miembros asociados, que cuenta con el apoyo y auspicio de la Federación Europea de Ciclistas (EFC).

El Gobierno riojano, a través de La Rioja Turismo, se incorporó a la ruta EuroVelo 1 para promover una economía turística basada en la diversidad natural de La región; así como en la riqueza del patrimonio cultural, promoviendo la cooperación territorial entre todos los agentes implicados.

La ruta Eurovelo 1 llega a La Rioja desde Navarra, donde alcanza Logroño a través de la vía histórica y cultural del Camino de Santiago francés y avanza por paisajes naturales y del viñedo hasta Navarrete.

Pedaleando entre viñedos por Ventosa, se alcanza Nájera, cuna de Reyes y centro del reino medieval Nájera-Pamplona; y, a través de varios caminos agrícolas, la ruta atraviesa Azofra y Alesanco hacia Cordovín y Badarán, donde se vuelve a disfrutar del paisaje del viñedo y la imponente Sierra de la Demanda.

El recorrido continúa hacia Berceo, para alcanzar los monasterios de Suso y Yuso, declarados Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, en San Millán de la Cogolla, origen de la lengua española y centro cultural en la Alta Edad Media.

La próxima parada de la ruta en La Rioja es Cañas, donde se puede visitar el Monasterio de Santa María de San Salvador, del siglo XIII; antes de llegar, a través de los campos de Manzanares y Gallinero de Rioja, a Santo Domingo de la Calzada.

Por último, la ruta transita por las carreteras agrícolas de Corporales y Morales, a través de un paisaje suave y ondulado, hasta la ermita de Carrasquedo, un paraje natural para el reposo, y el municipio de Grañón, desde donde su mirador ya se avista Castilla y León, por donde continúa el recorrido cicloturístico, hasta las llanuras de la vecina comunidad autónoma.