La Rioja

Logroño, 16 may (EFE).- Los fenómenos de sequía extremos que se pueden dar en la Denominación de Origen Calificada (DOCa) Rioja pueden comprometer la calidad y la producción de la uva, según un estudio sobre impacto climático y percepción social de este fenómeno en esta Denominación, liderado por la Universidad de La Rioja (UR).

La temperatura ha aumentado un promedio entre 0,9 a 1,2 grados en la mayor parte de la DOCa Rioja en los últimos sesenta años, lo que es "un incremento sustancial", ha indicado una de las autoras del estudio María Paz Diago en declaraciones a los periodistas.

Este incremento en las temperaturas, registrado entre 1950 y 2014 ha provocado que zonas que estaban en áreas frescas hayan pasado a ser zonas cálidas o muy cálidas dentro de la DOCa Rioja, que comparten viñedos de La Rioja, País Vasco y Navarra, ha detallado.

Diago, quien forma parte del área de Producción Vegetal de la UR, ha destacado el alcance de este estudio, en su vertiente social, ya que es el único de esta naturaleza, con más de 500 encuestas a viticultores en "Rioja".

Más del 90 % de los encuestados, ha añadido Diago, es consciente del efecto del cambio climático en sus viñedos, en especial, en los últimos seis años, aunque, "sorprendentemente, solo un 1 % dice que ha visto cambios en la calidad de sus uvas".

El estudio revela que este incremento en la temperatura ha provocado alteraciones en los ciclos del cuajado, la maduración e, incluso, el adelanto de la vendimia, ha detallado la investigadora.

Además, es una alerta para el sector, que ve cómo pueden aparecer nuevas enfermedades o plagas, cuyos ciclos vitales se rigen por las temperaturas, ha detallado la investigadora.

Los investigadores recomiendan al sector el necesario impulso de técnicas y prácticas de riego, que ayuden a contrarrestar los efectos del cambio climático, así como la búsqueda de nuevos tratamientos contra las nuevas plagas y enfermedades derivadas del cambio climático en el viñedo.

Otro de los científicos, Sergio Andrés Cabello, ha subrayado que la gran mayoría del sector en Rioja es consciente del impacto del cambio climático en su actividad vitícola, como es el descenso de las precipitaciones, el aumento de la temperatura.

La gran mayoría, ha indicado, indica que ha comenzado a adoptar medidas, en especial, porque aprecian también que este impacto del cambio climático comienza a tener también efectos en su actividad económica.