La Rioja

Logroño, 30 mar (EFE).- La inspectora de la Policía Nacional Salomé Corrochano ha puntualizado a Efe que ningún menor puede utilizar las redes sociales con menos de 14 años, por lo que son los padres quienes deben responder si hacen "un mal uso" de estas herramientas.

Corrochano ha participado en una mesa redonda sobre el uso inadecuado de las Tecnologías de la Información y Comunicación (TIC) en la infancia, dentro del XXIV Congreso de la Sociedad Española de Pediatría Social que se celebra en Logroño.

Como coordinadora nacional del Plan Director para la Convivencia y Mejora de la Seguridad en los Centros Educativos y sus Entornos, ha detallado que la mayoría de los casos que supervisa su unidad son de ciberacoso escolar, por encima del acoso, ya que la mayoría de adolescentes cuenta con su propio teléfono móvil, desde el que tiene acceso a las redes sociales.

Esta inspectora ha precisado que ha aumentado el "sexting" (envío de mensajes de texto o imágenes de contenido sexual explícito a través del teléfono móvil), al igual que el "grooming" o ciberengaño pederasta, que se produce cuando un adulto se gana la confianza de un menor a través de internet.

También ha alertado de que ha habido un descenso de la edad en los casos de acoso en los centros educativos, con niños acosados de siete y ocho años.

En su opinión, una situación de conflicto que se produce en un centro escolar no conlleva necesariamente que se produzca acoso hacia un menor, pero "no se puede banalizar" y hay que estar pendiente.

Cada centro tiene sus propias normas de funcionamiento interno, ha precisado, pero es importante que "activen su protocolo para determinar si existe acoso escolar, determinar las responsabilidades del acosador y adoptar las medidas para atender a la víctima".

Esta situación no es incompatible con una actuación policial, ha indicado, ya que los padres pueden llegar a interponer una denuncia si la situación es grave o acudir a la inspección de Educación si el centro no ha actuado.

Aunque los acosadores tengan menos de 14 años, que es la edad a partir de la cual se establece la responsabilidad penal de los menores, "se debe acudir a la Fiscalía", ha concretado.

En cuanto a los contenidos a los que tienen acceso los menores a través de internet y de las redes sociales, ha indicado que "los padres cada vez están más concienciados y preocupados" sobre el uso que se hace de las nuevas tecnologías y sus riesgos.

Esta inspectora de la Unidad Central de Participación Ciudadana (UCPC) de la Policía Nacional ha insistido en que los padres son "los responsables" del uso que hacen sus hijos de un teléfono móvil desde el momento en que se lo regalan.

Por ello, ha pedido que los adultos "controlen" los contenidos a los que acceden los menores y, poco a poco, "darles confianza para que tengan cierta intimidad".