La Rioja

Logroño, 16 mar (EFE).- La Policía Nacional ha detenido a siete personas en Agoncillo (La Rioja), donde cultivaban marihuana que luego distribuían por La Rioja y otras comunidades limítrofes.

Según ha informado la Policía Nacional en un comunicado, el grupo criminal investigado contaba con una vivienda en Agoncillo (La Rioja), que albergaba varias plantaciones de marihuana de las denominadas "indoor" o de interior.

Detallan que el grupo tenía perfectamente estructurado y organizado el cultivo para obtener continuas e importantes cantidades de dicha droga.

En los registros practicados se han podido incautar 460 plantas de marihuana, algunas de gran tamaño, así como otras más pequeñas o y esquejes para preparar futuras plantaciones.

También gran cantidad de útiles para de este tipo de cultivo, dos balanzas de precisión, joyas, diversas armas blancas, un arma de fuego simulada y 2 vehículos de gran cilindrada.

Dentro del grupo, dos hombres y dos mujeres integraban el grupo criminal, precisa el comunicado, y otros tres pequeños traficantes se abastecían de droga del grupo para distribuirla posteriormente en localidades de la Rioja.

El peso de la droga intervenida es superior a los 17 kilogramos.

Además la plantación desmantelada contaba con una instalación eléctrica ilegal, en la que se ha detectado un fraude por parte de los investigados cercano a los 8.000 euros

Según explica la Policía, las investigaciones de la denominada operación "Ned" se iniciaron el pasado mes de julio, gracias a las informaciones y las diferentes actuaciones policiales previas, llevadas a cabo contra el consumo y la venta al pormenor o "menudeo" de marihuana en Logroño.

Así los agentes lograron localizar un discreto punto de cultivo y abastecimiento, situado en una vivienda de la localidad riojana de Agoncillo.

En las investigaciones se pudo determinar cómo, construcciones anexas a dicha vivienda, albergaban varias plantaciones de marihuana de las denominadas "indoor" o de interior.

Estas edificaciones, que estaban protegidas por una valla perimetral, contaban con varios perros de razas peligrosas para su vigilancia y guarda.

Los integrantes de este grupo criminal contaban con diferentes viviendas y propiedades en Agoncillo y El Villar de Arnedo (La Rioja), las cuales, constituían importantes "puntos negros" de venta de esta droga, para abastecer a traficantes menores y consumidores habituales en diferentes localidades riojanas y otras comunidades.

Los detenidos, precisa el comunicado, formaban parte del mismo "clan familiar" y tienen edades comprendidas entre los 29 y los 72 años y ya han sido puestos a disposición del Juzgado de Instrucción Número uno de los de Logroño, quién coordinó y dirigió todas las operaciones

Este juzgado decretó la entrada en prisión de dos de los detenidos, con cargos por delitos de tráfico de drogas, pertenencia a grupo criminal y defraudación de fluido eléctrico.