La Rioja

Logroño, 13 feb (EFE).- Las pruebas de la evaluación final de Educación Secundaria Obligatoria (ESO), de carácter muestral, se celebrarán en La Rioja los próximos 9 y 10 de mayo, según ha avanzado a Efe el director general de Educación del Gobierno riojano, Miguel Ángel Fernández.

Las pruebas censales de tercero de Primaria se desarrollarán los días 8 y 9 de mayo y las de sexto de este nivel educativo serán el 16 y 17 de ese mismo mes, ha agregado.

Fernández ha precisado que la evaluación final de ESO tendrá carácter muestral, de modo que, entre los 2.809 estudiantes matriculados en La Rioja en cuarto curso, se seleccionará una muestra de aproximadamente el 50 por ciento del alumnado, pero aún está pendiente de fijar este porcentaje.

Sin embargo, las evaluaciones de Primaria serán censales y afectarán a todos los estudiantes, que son 3.317 en el caso de tercer curso y 3.272 alumnos en el de sexto.

De estas cifras habrá que descontar los alumnos con necesidades educativas especiales, que están exentos de realizar estas pruebas, ha detallado.

El Ministerio de Educación ha decidido prorrogar para este curso 2018-2019 la orden con la que en el pasado 2017-2018 se regulaban las pruebas de la evaluación final de ESO, por lo que se mantendrán las mismas características.

Fernández ha resaltado que se trata de "una evaluación de diagnóstico, sin valor académico para el alumnado ni condiciona la obtención del título de Secundaria".

Además, ha indicado que no se aplicará a todos los alumnos matriculados en el último curso de la ESO, se elegirá una muestra de centros educativos y, dentro de los mismos, a otra muestra de estudiantes.

En esta prueba final de ESO se valoran las competencias lingüística, tanto en castellano como en inglés; matemática, en las opciones de matemáticas aplicadas y académicas; y la competencia cívica y social.

Así, los alumnos tendrán que realizar cinco pruebas, que se corregirán y, después, se emitirá un informe por parte de la Consejería de Educación para los centros educativos en los que la muestra analizada sea "suficiente significativa", ha aclarado.

El objetivo de estas evaluaciones es "aprender" y, con los resultados, "comprobar si las medidas de innovación y otros planes educativos puestos en marcha por el centro están dando los resultados esperados", según Fernández.

Estos datos se cruzan con el Índice Socioeconómico y Cultural (ISEC) de las familias de los alumnos evaluados porque, de este modo, se puede estudiar si los resultados obtenidos se deben a las medidas educativas aplicadas por el centro o no, ha explicado.

Así, se determina si hay acciones educativas que funcionan que se pueden trasladar a otros centros educativos de la comunidad y plantear planes de mejora.

En el caso de Primaria, las evaluaciones son censales para toda la población matriculada en tercero y sexto curso y, en este último caso, se evalúan las mismas competencias que en cuarto de Secundaria (lengua castellana, inglés, matemáticas y ciencia/tecnología).

En tercero de Primaria, estas pruebas permiten comprobar el grado de dominio de las destrezas, capacidades y habilidades en comprensión oral y escrita, cálculo y resolución de problemas de los alumnos, en relación con el grado de adquisición de las competencias en comunicación lingüística y matemática.

Cada centro educativo recibe información solo de los resultados obtenidos por sus alumnos y de la posición relativa que ocupa respecto a los demás, pero la Consejería de Educación rechaza hacer un listado de posicionamiento de todos, ha relatado.