La Rioja

Logroño, 12 feb (EFE).- El consejero de Fomento, Carlos Cuevas, pide a la DGT que atienda la reivindicación de los transportistas y habilite un período de prueba para que en el tramo de desvío obligatorio de la N-232 a la AP-68, entre Tudela y Zambrana, se pueda salir en un peaje y incorporarse a la autopista en el siguiente en la misma dirección de la marcha.

Así lo ha explicado este martes, en declaraciones a los periodistas, tras una rueda informativa, junto al presidente de la Asociación de Transportistas de La Rioja (Atradis), Santiago Gutiérrez.

El consejero ha recordado que, sin perder de vista la principal prioridad del desvío obligatorio del tráfico pesado de la N-232 a la AP-68 en el citado tramo, que fue la reducción de accidentes, el Gobierno riojano ha tratado de atender las peticiones de transportistas y hosteleros de la N-232.

Ha recordado que el pasado mes de noviembre, en una reunión, en Madrid, con el responsable de la Dirección General de Tráfico (DGT), Pere Navarro, le trasladó la demanda del sector de que, una vez cumplido un año del desvío obligatorio de camiones a la AP-68, en este tramo, a partir del 2 de diciembre se habilitara un período de pruebas para que el tráfico pesado pueda salir en un peaje y reincorporarse a la AP-68 en el siguiente, sin tener que hacerlo con entrada y salida en el mismo, como se instauró.

Cuevas ha precisado que este período de pruebas no ha sido habilitado todavía y ha indicado que continuará con esta demanda del sector, ya que el desvío es obligatorio en el citado tramo por un convenio entre el Ministerio de Fomento y el Gobierno riojano, que cofinancian un descuento para el transporte pesado por el desvío desde la N-232, aunque ha incidido en que atender esta reivindicación es una cuestión que compete a la Dirección General de Tráfico (DGT).

El presidente de Atradis ha recalcado que este desvío, aunque supone también un coste para el sector, ha supuesto "una reducción drástica" en los accidentes de tráfico en la N-232, a su paso por La Rioja, que "no los quiere la sociedad ni nosotros".

Según Atradis, ha añadido Gutiérrez, el problema que tiene la AP-68 es que "no es permeable", al tener muy pocos accesos, por lo que esta Asociación, ha indicado, planteó al Gobierno riojano la reivindicación de que los camiones puedan salir a la N-232 en uno de los peajes de la AP-68 y reincorporarse al tramo en el siguiente en la misma dirección de la marcha, demanda también planteada al Gobierno por los hosteleros de la N-232.