La Rioja

Logroño, 8 dic (EFE).- Vecinos de Rivas de Tereso, que hoy se han reunido en una asamblea, han acordado iniciar acciones judiciales contra el Ayuntamiento de San Vicente de la Sonsierra al considerar que está "expropiando sin seguir los trámites legales" una fuente de esta aldea.

Vecinos de Rivas denunciaron hace semanas que el Ayuntamiento de San Vicente de la Sonsierra, al que pertenece esta aldea, había decidido acotar el acceso a la fuente de "La cerraja", de donde tradicionalmente algunos vecinos se han servido de su agua.

Ante esta situación los vecinos habían convocado hoy una asamblea, a la que habían invitado al alcalde de San Vicente "que se ha negado a acudir", ha asegurado en un comunicado.

"El Ayuntamiento de San Vicente se escuda en que citó a los afectados a las dependencias municipales el pasado miércoles, algo que se hizo de un día para otro, con lo que solo asistió un vecino", detallan.

Además, este se negó a firmar la diligencia de comparecencia que el Ayuntamiento le propuso, "en un intento de justificar que la información se había proporcionado de forma adecuada y suficiente".

En la asamblea de hoy se ha puesto de manifiesto la unión vecinal, ante lo que consideran un atropello más por parte del alcalde de San Vicente.

Reprochan al regidor que "solo quiere engrosar las arcas municipales" sin que tenga "la más mínima voluntad de prestar unos servicios dignos" como el buen mantenimiento de los caminos rurales o la inexistencia de recogida selectiva de residuos, aseguran.

También han decidido iniciar acciones judiciales, "dado que el expediente de expropiación de la fuente vecinal de La Cerraja se ha seguido con absoluto desprecio a los trámites legalmente exigibles" afirman.

Y reprochan al Ayuntamiento de San Vicente que "no ha existido la posibilidad de conocer el proyecto y de formular alegaciones" algo que consideran debe suponer la nulidad de la iniciativa municipal.

Los vecinos afirman hallarse "en una situación de hartazgo" y han decidido "movilizarse hasta las últimas consecuencias, ante lo que consideran un atropello más y un absoluto desprecio hacia su comunidad", concluye el comunicado.