La Rioja

Logroño, 7 dic (EFE).- El Rioja Vega iniciará mañana en Marín la segunda vuelta de la LEB Plata, en la que está obligado a ser más regular si de verdad quiere aspirar al ascenso.

Porque tras una primera vuelta en la que ha cambiado mucho su rendimiento entre los partidos como local y los de fuera, ahora le llega el momento de empezar a "calcular" sus opciones no solo de estar entre los seis primeros -los que juegan la fase de ascenso- sino también de ver cómo llegará a ese momento.

De hecho, el partido de Marín reúne todos los condicionantes a los que se enfrenta el Rioja Vega desde ahora: es ante uno de los rivales directos, por lo que hay que ganar, y debe hacerlo, a ser posible, por más de los cinco puntos por los que los gallegos vencieron en el choque de ida (74-79).

Ese fue, en realidad, el peor partido que los riojanos han jugado en Logroño, donde hasta el momento han mostrado su mejor versión y han conseguido la mayor parte de sus seis victorias, en 11 encuentros.

Los riojanos son quintos en la tabla aunque si la competición acabara ahora pasarían como cuartos de grupo, dado que aunque solo tienen dos triunfos de los que "cuentan", están por encima de Juaristi (2, pero cayó ante los riojanos) y Estela (1), mientras que Zamora (4), Marín (3) y Navarra (3), le superarían.

En cualquier caso, esos equipos tampoco son referencias válidas, dado que hay mucha igualdad en la clasificación y solo dos puntos separan al sexto del undécimo, mientras que el último está a tres.

En lo que se refiere a estadísticas, el Rioja Vega es el segundo máximo anotador del grupo (844 puntos), pero solo hay 4 equipos que reciben más puntos que él (814).

Sí que hay un dato que atestigua por si solo la capacidad de mejora que tiene el equipo, ya que no ha sido capaz de rentabilizar en la tabla su valoración, algo en lo que es el número uno del grupo, con 889 puntos.

Algo que evidencia que "nos cuesta mantener el ritmo en los partidos", ha reconocido a EFE el técnico Jenaro Díaz, que lamenta los "picos" de sus jugadores en muchos partidos "en los que hemos pasado de ganar por 17 a perder".

Espera que su equipo sea capaz de "jugar bien a un ritmo alto" porque "si no lo haces así, juegas a lo que hagan los demás".

A nivel individual "espero más de todos los jugadores, toda la plantilla tiene un amplio margen de mejoría y en algunos casos es muy grande", ha asumido.

Díaz ha subrayado que para él "lo importante es que todos crezcamos" en la segunda vuelta, en la que no es partidario de buscar determinados marcadores "porque si piensas en eso es cuando seguro que puedes perder", ha concluido.