La Rioja

Logroño, 7 dic (EFE).- La Organización Interprofesional del Vino de España (OIVE) ha asegurado hoy que las nuevas cuotas de extensión de norma supondrán el pago de 1,34 euros por cada mil botellas de vino.

El pasado lunes, 3 de diciembre, las Bodegas Familiares de Rioja, las alavesas de ABRA y las Centenarias y Tradicionales de Rioja -que agrupan a 300 pequeñas bodegas- criticaron la ampliación de las cuotas que deben pagar hasta 2024 a la OIVE porque esta atiende "a los intereses de los grandes grupos bodegueros" y promueve el vino "genérico" y no el "vinculado al origen y al territorio".

En un comunicado conjunto, estas bodegas familiares de Rioja reclamaron al Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación que rechace la propuesta de la OIVE de extender estas cuotas hasta 2024.

En una nota, la OIVE ha recalcado que uno de sus principales es "recuperar el consumo del vino", por lo que su campaña de promoción se ha basado en un estudio estratégico previo, en el que se recomendaba modernizar la imagen del vino para normalizar su consumo en ocasiones menos formales.

"La estrategia trazada no se ha centrado en ningún tipo de vino, estilo o zona de producción, sino que es una campaña emocional, que tiene por objetivo sentar las bases de recuperación del consumo de vino, reforzando así la promoción particular de cada una de las marcas o zonas productoras", ha subrayado.

Por ello, ha insistido en que toda la actuación de OIVE, especialmente en promoción, pretende dar dimensión y visibilidad a todo el sector, formado en su gran mayoría por micro, pequeños y medianos operadores.

Esta organización también ha desmentido la "doble imposición" que denunciaron estas 300 bodegas por participar en la Organización Interprofesional del Vino de Rioja (OIPVR) y tener también que pagar cuotas mensuales a la OIVE.

El pasado 16 de noviembre, la OIVE presentó ante el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación el borrador de lo que será la próxima extensión de norma acordada por su conjunto de organizaciones, que ha asegurado "supone la consolidación de OIVE como herramienta de utilidad para el sector".

El nuevo texto entrará en vigor el 1 de agosto de 2019 y contará con dos principales novedades: la ampliación del periodo de vigencia que pasará de tres a cinco años y la bajada de un 20 por ciento de las cuotas.

Ha aclarado que la modificación de las cuantías es una decisión muy trabajada por la propia organización, tras los conocimientos y experiencia adquiridos durante estos dos años.

Las cuotas de la nueva extensión de norma pasarán de 0,065 euros por hectolitro a 0,052 para la comercialización de vino a granel y de 0,23 a 0,18 euros para la comercialización de vinos envasados.

Con este cambio, a las bodegas, por ejemplo, que comercializan 1.000 hectolitros (133.333 botellas) pasarán de un importe de 230 euros a una cuota de 180 euros anuales, por lo que esta nueva tasa supondrá 1,35 euros por cada mil botellas de vino.