La Rioja

Logroño, 9 nov (EFE).- El Consejo de Gobierno ha aprobado hoy un gasto de 475.000 euros a la contratación del servicio de evolución, operación y soporte del programa de Historia Clínica Electrónica de Salud (Selene), con el fin de ofrecer "la mejor calidad asistencial, mediante la gestión integral y compartida de la información".

La portavoz del Gobierno de La Rioja, Begoña Martínez Arregui, en la rueda informativa posterior al Consejo, ha vinculado este proyecto a las nuevas tecnologías y lo ha incluido dentro de la Agenda Digital riojana y de los objetivos del Plan Estratégico de Innovación Sanitaria.

La recordado que La Rioja "fue la primera Comunidad en ofrecer este servicio, que ha permitido ofrecer la mejor calidad asistencial, mediante la gestión integral y compartida de la información?.

Así, ha detallado que ?se puede consultar, entre otros: informes clínicos de Atención Primaria; pruebas de laboratorio; informes de alta de hospitalización; informes de asistencia en urgencias del Hospital; informes de consultas externas o de atención especializada?.

Entre las ventajas que ofrece este servicio, la portavoz ha destacado que los profesionales sanitarios puedan acceder a toda la información clínica de un paciente, con independencia de donde se haya generado y desde donde sea consultada.

Además, este proyecto está adecuado a la Historia Clínica Digital del Sistema Nacional de Salud (HCDSNS) lo que permite que los informes y pruebas diagnósticas existentes sean accesibles a cualquier profesional clínico del Sistema Público Nacional de Salud, para que los riojanos puedan ser atendidos fuera de la región con las mayores garantías.

Una de las principales ventajas de esta aplicación es que la información clínica está siempre accesible para el ciudadano, sin necesidad de papeles lo que permite que, en caso de requerir asistencia en cualquier punto del mundo, el usuario puede disponer de información clave.

Además, también tiene acceso a la Historia Clínica Electrónica el personal clínico de las residencias socio-sanitarias de La Rioja, para una mejor atención de los ciudadanos y una optimización del gasto farmacéutico.

Otro de los beneficios de este programa es que las oficinas de farmacia de La Rioja tienen acceso al Historial Fármaco-terapéutico con la implantación, en 2014, del proyecto de receta electrónica que se extendió en 2017 con la puesta en marcha de un sistema de interoperabilidad de receta electrónica.

Este sistema asegura la prestación farmacéutica en todo el Sistema Nacional de Salud (SNS) independientemente de cuál sea la comunidad autónoma a la que acuda el paciente a retirar su medicación.

También ha indicado que la Historia Clínica Electrónica es "fundamental" en la estrategia de atención al paciente crónico porque conlleva importantes ventajas; facilita la continuidad de los cuidados; favorece la atención integral y personalizada; maximiza la seguridad del paciente y aumenta la eficiencia asistencial.

Ha destacado que para el Gobierno de La Rioja las tecnologías de la información y las comunicación son una herramienta clave para soportar la actividad clínica y asistencial, así como un factor determinante para garantizar la sostenibilidad y la mejora continua del sistema público de salud de La Rioja.

La Historia Clínica Electrónica recoge cada año 50 millones de indicadores y registros clínicos; 3,2 millones de notas clínicas; 830.000 informes clínicos; 3,1 millones de formularios clínicos; 1,4 millones de peticiones de los usuarios; 620.000 extracciones de laboratorio y 350.000 pruebas de radiodiagnóstico por imagen.

Asimismo, la Historia Clínica Electrónica es utilizada por 2.400 usuarios distintos cada día, que realizan 1,5 millones de acciones diarias.

El Gobierno de La Rioja también ha aprobado un gasto de 1.950.562,92 euros para la adquisición de diferentes suministros destinados al Servicio Riojano de Salud.

En primer lugar, se destinarán 1.164.064 euros a la compra de marcapasos, desfibriladores y holters para la Sección de Cardiología. Se trata de la prórroga del contrato actual durante 12 meses, del 1 de enero al 31 de diciembre de 2019.