La Rioja

Logroño, 13 jul (EFE).- El presidente de la Cámara de Comercio de La Rioja, Jaime García-Calzada, ha pedido prudencia por la falta de confianza e incertidumbre que hay a nivel global respecto al futuro, como por la posibilidad de nuevos impuestos a las empresas del Ejecutivo nacional, los aranceles de EEUU a Europa y el brexit.

García-Calzada ha realizado estas declaraciones en la rueda informativa de presentación de los resultados de la Encuesta de Coyuntura Económica, que elabora la Cámara, correspondiente al segundo trimestre de este año.

Ha calificado como "aceptables" los datos obtenidos en esta encuesta, en comparación con los del "bastante penoso" trimestre anterior.

Ha señalado que en el sector de la construcción hay crecimiento, pero se está lejos de los datos de antes de la crisis, ya que en 2007 había unos 13.000 empleados, mientras que ahora hay unos 4.000, por lo que todavía tiene que crecer "en base a la rehabilitación", que es la "solución" para este sector.

En este sentido, ha explicado que la comisión técnica de rehabilitación impulsada por el Ayuntamiento de Logroño debe ser apoyada por el Gobierno de La Rioja para "tomar decisiones, que sean las mejores para el crecimiento de este sector, del empleo y del bienestar".

"Si el turismo no crece en el segundo trimestre del año apaga y vámonos", ha recalcado García-Calzada, quien ha añadido que, de noviembre a Semana Santa, es la "travesía del desierto" de este sector, fecha a partir de la que crece de forma previsible y dentro de la normalidad.

Ha subrayado que el comercio atraviesa, desde hace años, "un cambio importante y total", que se ha visto agravado en este segundo trimestre por la meteorología, y ha añadido que es un sector que "se tiene que enfrentar a una digitalización, que, quieras que no, penaliza al comercio de ciudad".

El panel sobre las preocupaciones del empresario en el presente y en el futuro de esta encuesta revela que el primer lugar lo ocupa la excesiva carga fiscal, según afirma el 52,9 por ciento de los encuestados.

El segundo puesto de este panel, ha proseguido, lo ocupa la situación del consumo interno, señalado por un 48,4 % de los empresarios; seguido de los problemas de competitividad, con un 39,5 %; y el exceso de burocracia, con un 26,9 %.

García-Calzada ha criticado la "alarmante" lentitud de la administración, tanto en La Rioja como en el resto de España, ya que "el mundo va a una velocidad importante y la administración es muy lenta", lo que produce un "desequilibrio", que afecta a la toma de decisiones de los empresarios.

Ha subrayado que la carga fiscal de las empresas y ciudadanos es "excesiva" y puede incrementarse por el posible aumento de los impuestos que ya existen, como el de los vehículos diésel, así como por otros nuevos que se han puesto sobre la mesa, como el de las empresas tecnológicas y el recargo sobre los beneficios de los bancos.

Respecto a la balanza comercial de La Rioja entre los pasados meses de enero a abril, ha dicho que las exportaciones alcanzaron los 636,85 millones de euros, con un 0,5 % de caída respecto a abril de 2017, en el que esta cifra fue de 639,89 millones, ha detallado.

Las importaciones ascendieron en este periodo a los 478,48 millones de euros, con un 8,7 % de aumento respecto a abril de 2017, cuando este dato fue de 440.03 millones; y el saldo neto ha sido de 158,37 millones, mientras que el año pasado fue de 199,86.

La tasa de cobertura ha alcanzado el 133 %, inferior a la del año pasada, fijada en el 145,4 %, ha señalado García-Calzada.