La Rioja

Logroño, 13 jul (EFE).- El secretario general de la Federación de empleados de Servicios Públicos de UGT (FeSP-UGT) de La Rioja, Fernando Domínguez, ha denunciado hoy "la apatía mostrada por los responsables del Ayuntamiento de Logroño ante las condiciones en las que se presentan los servicios sociales municipales en la ciudad".

Domínguez, junto con la secretaria de Acción e Intervención Social y Dependencia de FeSP-UGT de La Rioja, Inmaculada Rubio, ha explicado hoy, en una rueda informativa, que este sindicato, desde hace más de un año, ha pedido al Ayuntamiento, por escrito y teléfono, reuniones para "poner en su conocimiento la situación que atraviesan estos trabajadores".

Sin embargo, ha lamentado que ni la alcaldesa de Logroño, Concepción Gamarra, ni la concejal de Familia, Paloma Corres, "han mostrado interés en conocer las deficiencias de los empleados" que trabajan en las empresas adjudicatarias del Servicio de Ayuda a Domicilio y de las Escuelas Infantiles.

Entre otras "deficiencias", ha indicado que estas empresas "incumplen los convenios, el derecho a la salud en el trabajo y no computan el total de horas que los empleados dedican a su trabajo", lo que "merma la calidad de los servicios sociales que presta la ciudad, pese a la profesionalidad de sus trabajadores".

Rubio, que también es delegada sindical de Servisar Servicios Sociales, adjudicataria del Servicio de Ayuda a Domicilio de dos de los tres lotes en los que se divide la ciudad, ha reconocido que esta es "una de las empresas que más incumple el convenio".

Los trabajadores de esta empresa, ha asegurado, tienen "una considerable merma en su salario", ya que "se les descuenta el tiempo que tardan de ir de un domicilio a otro para prestar su servicio" y tampoco cobran el plus, recogido en convenio, por trabajar en domingos y festivos.

Ha comentado que los trabajadores tienen que "ejercer otras labores que no son de su competencia", como llevar a cabo limpiezas extraordinarias en los domicilios, "en lugar de contratar a empresas especializadas" y Servisar, ha dicho, tampoco responde cuando sus empleados tienen "problemas con animales domésticos, que no son su función".

Esta empresa, ha reconocido, "no cumple con la regulación horaria y los empleados trabajan más horas de las contratadas, pero cobrando igual" y todo ello por "un salario, a jornada completa, de 972 euros, aunque la mayoría disponen de media jornada o reducciones, cobrando 400 o 500 euros, con horarios de mañana y tarde".

Por todo ello, Domínguez ha exigido a los responsables del Ayuntamiento de Logroño "una reunión, de forma inmediata, primero para que nos escuchen y conozcan cómo es la situación de los trabajadores; y después, para que intenten poner remedio".

Respecto al pliego para el Servicio de Ayuda a Domicilio en Logroño, recién licitado, ha agradecido que se haya incluido la reivindicación para que si las empresas no pagan el salario a sus trabajadores, como ocurrió hace años con una adjudicataria, se utilice la garantía que depositan al Ayuntamiento para hacer frente a estos pagos.

Aun así, ha comentado que "quedan otras muchas cosas más que se deben incluir en los pliegos", como que la oferta económica no se puntúe tan alta y que "la puntuación que se da a las empresas que garanticen el incremento salarial sea superior", ya que se da un punto por cada ascenso del 0,1 por ciento, con un máximo de nueve puntos.

De esta forma, "las empresas no van a comprometerse a subir el salario a sus trabajadores más del 0,9 por ciento porque, a partir de esta cantidad, no se les puntúa", ha reprochado.

"Si la alcaldesa de Logroño o la concejal nos hubieran recibido antes, podríamos haberles trasladado estos asuntos para que los tuvieran en cuenta antes de aprobar el pliego de contratación del nuevo servicio", ha asegurado.