La Rioja

Logroño, 22 may (EFE).- La innovación educativa "no son melocotones en el mercadillo", sino ver "cuáles son realmente las necesidades de los estudiantes y qué tienen que aprender", ha dicho a Efe Déborah Martín, una de las directoras del proyecto "Pedagogía para el éxito", que se aplica en diversos centros educativos.

La innovación educativa es uno de los asuntos que se tratan en el VI Congreso Internacional de Tecnologías Emergentes y Sociedad (CITES), que reunirá en Logroño desde mañana a 300 profesores, convocados por la Universidad Internacional de La Rioja (UNIR), cuya escuela de Formación coordina Déborah Martín.

Por su experiencia profesional en este proyecto y en UNIR, considera que "se está confundiendo el hecho de utilizar herramientas digitales 'sin ton ni son' con la sensación de que se está haciendo algo divertido y de que se está haciendo una innovación educativa", cuando, en realidad, "eso no es innovar".

Para ella, "innovar es ver cuáles son realmente las necesidades de los estudiantes y qué tienen que aprender", lo que requiere "elaborar un plan de ejecución pedagógica y realizar una evaluación de lo que funciona y lo que no", según Martín, quien también es investigadora del grupo Metodologías Activas y Mastery Learning en la Formación Online de Maestros y Profesores de UNIR.

Reconoce que es "fundamental la incorporación de las herramientas digitales" al sistema educativo, pero debe hacerse "con sentido" y como "un apoyo para lograr que estas herramientas ayuden a profundizar en el aprendizaje del alumno, mejorar ese aprendizaje y mantenerlo".

Sin embargo, entiende que, más que las herramientas digitales, lo importante en la enseñanza es que el profesorado conozca la parte didáctica y, una vez definido el plan didáctico, piense cuáles son las herramientas digitales que tiene que aplicar para ejecutar ese plan de una manera "más sistemática" y valore el progreso de los estudiantes de una manera "más rápida".

Se trata, sostiene Martín, de utilizar y aplicar a la enseñanza todo lo que la tecnología aporta, pero "haciéndolo con sentido", ya que "en algunos casos se hace muy bien y en otros hay mucho humo" y, en ocasiones, la innovación educativa se considera como "melocotones en el mercadillo".

Otro de los aspectos que centrará su intervención en el Congreso es que en el sistema educativo se llevan "muchos años trabajando con metodologías activas".

Sin embargo, "gracias a las herramientas digitales, a que la información va a velocidad de vértigo y a que podemos tener cada vez más acceso a las investigaciones pedagógicas y educativas se consigue un aprendizaje profundo".

También incide en "la importancia" de que los profesores conozcan todo lo relacionado con la investigación educativa, "qué se hace, qué funciona y qué no, cuáles son las técnicas más adecuadas para la formación, analizar las habilidades de los alumnos, contenidos a trabajar y competencias a desarrollar".

Ello les permitirá que puedan aplicar estos conceptos con profesionalidad en el aula, recalca Martín, quien explica que el proyecto "Pedagogía para el éxito" ayuda a los centros y profesores a abordar este cambio tecnológico.

El IV Congreso Internacional de Tecnologías Emergentes y Sociedades profundizará en la innovación educativa a través de nuevas herramientas y aplicaciones informáticas que podrán compartir los 300 docentes e investigadores que asistirán a este encuentro.

Este encuentro anual permite a los profesores de UNIR conocer los instrumentos pedagógicos que utilizan sus compañeros y también incorporar a su práctica docente las últimas novedades tecnológicas.