La Rioja

Logroño, 19 feb (EFE).- La Dirección General de Cultura y Turismo del Gobierno riojano ha incoado el expediente para declarar Bien de Interés Cultural (BIC) de carácter inmaterial "Los Danzadores de Anguiano", como publica hoy el Boletín Oficial de La Rioja (BOR).

El Ejecutivo riojano considera que se trata de una expresión "singular" de la cultura riojana, merecedora de esta declaración por sus orígenes pretéritos, que la convierten en la más antigua de La Rioja; y por la singularidad de la Danza de los Zancos en sí, al no existir ninguna semejante en el territorio nacional.

En una nota, ha recordado que la UNESCO entiende por patrimonio cultural inmaterial "los usos, representaciones, expresiones, conocimientos y técnicas, junto con los instrumentos, objetos, artefactos y espacios culturales que les son inherente que las comunidades, los grupos y en algunos casos los individuos reconozcan como parte integrante de su patrimonio cultural".

También detalla que este patrimonio cultural inmaterial, que se transmite de generación en generación, es recreado por las comunidades y grupos en función de su entorno, su interacción con la naturaleza y su historia, "infundiéndoles un sentimiento de identidad y continuidad" y con lo que contribuye a promover el respeto a la diversidad cultural y la creatividad humana.

El Gobierno de La Rioja observa que todo ello es algo que cumplen "Los Danzadores de Anguiano", quienes, sobre zancos de madera de 45 centímetros de altura y ataviados con chalecos de colores y faldones amarillos, se lanzan, al son de la gaita y el tamboril, por una cuesta empedrada con motivo de la fiesta de la Magdalena, que se celebra el 22 de julio.

Hay documentos escritos sobre la danza de Anguiano fechados en 1603, aunque se supone que su origen es mucho más antiguo y se trata de la manifestación folclórica popular más antigua de La Rioja.

El expediente administrativo para declarar este Bien de Interés Cultural se someterá, desde mañana y durante un mes, a un periodo de información pública.

En La Rioja existen 118 bienes declarados BIC y, de ellos, cinco son de carácter inmaterial: el Milagro del Gallo y la Gallina, de Santo Domingo de la Calzada (2014); las Crónicas Najerenses, de Nájera (2015); el Señorío del Solar de Tejada y su Junta de Caballeros y Damas Hijosdalgo, de Laguna de Cameros (2016); los Disciplinantes, de San Vicente de la Sonsierra (2016); y la Jota Riojana (2017).