La Rioja

Peñafiel , 12 jul .- El consejero delegado de Vega Sicilia, Pablo Álvarez, ha advertido hoy sobre la necesidad de que el sector del vino en España "se mueva aún más" para adaptarse a las nuevas realidades y que las bodegas "sepan enseñar lo que hacen" a un público más amplio.

Tras recibir el Premio de Fundación Universidad Europea Miguel de Cervantes por toda una vida dedicada al mundo del vino, en el marco del Curso UEMC "Los mundos del vino", Álvarez ha agradecido este reconocimiento al tiempo que ha prometido "seguir trabajando para aumentar el prestigio de la Comunidad".

Durante su intervención, Pablo Álvarez ha destacado que su grupo bodeguero "Tempus Vega Sicilia" -formado por cinco bodegas, cuatro de ellas en España: Vega Sicilia y Alión (en Ribera de Duero), Pintia (en Toro) y Benjamín de Rothschild & Vega Sicilia (en Rioja) y una en el extranjero, Tokaj-Oremos, en Hungría- "es envidiado en el mundo".

En su opinión, "hace falta toda una vida para hacer vino y para que éste muestre su grandeza, es fundamental que posea equilibrio, para lo cual se necesita dedicar mucho tiempo y esfuerzo, ya que la materia prima de Castilla y León es la mejor para poder elaborar grandes vinos".

"El futuro de este sector en Castilla y León y en España puede ser fantástico, si sabemos movernos más de lo que hacemos y sabemos enseñarlo", ha concluido el consejero delegado de Vega Sicilia, quien ha recibido su galardón de manos del presidente de la Diputación de Valladolid, Jesús Julio Carnero.

Carnero ha definido a Pablo Álvarez como "el inconformista sosegado, que no solo mantuvo el peso de Vega Sicilia, sino que ha ido más allá, desde el silencio, para convertir al grupo bodeguero en un referente nacional".

"Vega Sicilia es precisión, porque no se deja nada a la casualidad, para elaborar un producto excelso y único que distingue a los vallisoletanos, a los castellanos y leoneses y a los españoles y que, gracias a Pablo Álvarez, ha hecho más grande aún su leyenda", ha añadido.

El presidente de la Diputación ha recordado que Valladolid cuenta con cinco denominaciones de origen -Rueda, Vinos de la Tierra de León, Ribera del Duero, Cigales y Toro-, más de 22.000 hectáreas de viñedos y 106 municipios dedicados a la vinicultura, de ahí que el vino sea "la esencia de lo que somos", ha comentado.