La Rioja

Valencia/La Rioja, 18 ago (EFE).- La empresa riojana Productos Mesa, con sede en Santo Domingo de la Calzada, se ha encargado de fabricar los nuevos trajes de los bomberos de Valencia, a partir de un material especial desarrollado en sus orígenes por la NASA.

La nueva dotación para el cuerpo municipal de bomberos, presentada hoy por la alcaldesa de Valencia en funciones, Sandra Gómez, y con un coste conjunto de cerca de 1,1 millones, incluye 300 emisoras individuales, 400 trajes y una bomba urbana pesada, el camión de bomberos más utilizado en los servicios.

A partir de ahora, por una inversión de 280.000 euros, cada bombero dispondrá de su propia emisora individual, en lugar de depender de la emisora del vehículo que correspondía a cinco personas, con lo que se elimina el protocolo de asignación de emisoras.

Con un coste de 382.000 euros, el parque de bomberos de El Saler renovará su bomba urbana pesada, el camión de bomberos habitual, que es utilizable por un período de 20 años, ya que el anterior vehículo sobrepasaba en 4 años lo marcado por la normativa.

Los bomberos de Valencia lucirán nuevos trajes de intervención, más cómodos, ligeros, y resistentes al fuego, elegidos por una comisión de 20 bomberos, con una nueva estética al cambiar el azul marino por el color dorado del tejido PBI, cuya fibra es de este color y no se puede tintar.

La principal diferencia con los anteriores trajes es el cambio del material, del NOMEX al PBI, que fue desarrollado en sus orígenes por la NASA por "su estabilidad térmica", según ha apuntado Inmaculada San Martín, portavoz de la empresa Productos Mesa, encargada de la fabricación de los trajes, con sede en La Rioja.

Los 400 nuevos trajes, que han tenido un coste de 435.000 euros, están adaptados para que el bombero pueda llevar a mano todos los instrumentos necesarios y cuentan con una novedosa cuerda en la parte superior de la espalda para poder tirar del compañero y sacarlo en caso de estar atrapado, según ha explicado el inspector jefe del servicio de bomberos, Tomás Asensio.

Respecto al retraso en la entrega de estos trajes, Sandra Gómez ha explicado que se trata "de un proceso largo" dado que hay que verificar que el pedido "llega correctamente" y todos los trajes están personalizados por talla y con el número de identificación del bombero y ha apuntado que hay "menos personal en el departamento de logística" durante el mes de agosto.

También el traje cotidiano está en proceso de ser renovado y los bomberos están recibiendo ya el polo del uniforme de verano, a la espera de recibir próximamente el pantalón correspondiente y el uniforme de invierno.

Respecto a la reapertura del parque de bomberos en el parque del Oeste, Sandra Gómez ha informado de que esperarán a septiembre para concertar una reunión con los vecinos, puesto que ahora muchos están de vacaciones y no podrían participar, para tras conocer sus propuestas continuar con el proceso.