La Rioja

Logroño, 22 jun (EFE).- La Universidad de La Rioja (UR) ha incorporado al investigador italiano Roberto Armellin por una ayuda Marie Sklodowska-Curie de la Comisión Europea para participar en un proyecto de seguridad de la basura espacial y la estudiante de Doctorado Paula Pérez Sobrino viajará en otoño a Reino Unido.

En una nota, la UR ha detallado que Pérez Sobrino ha obtenido una ayuda de la misma convocatoria para viajar en otoño a Birminghan (Reino Unido), donde continuará sus investigaciones sobre emociones, publicidad y lenguaje figurado.

La Comisión Europea financia las acciones Marie Sklodowska-Curie para favorecer la formación en investigación excelente e innovadora, con el fin de incorporar en universidades europeas a investigadores con una alta proyección internacional.

Estas ayudas, enmarcadas dentro del programa Horizonte 2020, refuerzan la creación de carreras atractivas y oportunidades de intercambio de conocimiento a través de la movilidad intersectorial y transfronteriza de los investigadores, preparándoles mejor para afrontar los retos sociales actuales y futuros.

Roberto Armellin y Paula Pérez Sobrino han logrado las ayudas Marie S. Curie en la convocatoria de 2014, mientras que Carlos Aydillo Miguel -doctor en Química por la UR- la obtuvo en 2013 y se encuentra en la Universidad de Copenhague (Dinamarca).

Alberto Fernández Tejada -doctor en Química por la UR- se forma, actualmente, en el Centro de Investigaciones Biológicas (CSIC) de Madrid con una ayuda de la convocatoria de 2011 y en septiembre viajará a Oxford con una subvención de la convocatoria correspondiente a 2013.

Roberto Armellin es un investigador nacido en Italia, aunque procedente de la Universidad de Southampton (Reino Unido), y participará durante los próximos dos años en un proyecto formativo sobre seguridad de la basura espacial, junto con los doctores Juan Félix San Juan y Martín Lara, del Grupo de Computación Científica de la Universidad de La Rioja.

Armellin es experto en Álgebra Diferencial, que sumará al conocimiento en Teoría de Satélites Artificiales del Grupo de Computación Científica de la Universidad de La Rioja.

El objetivo de su estancia es el desarrollo de técnicas de propagación y determinación orbital que contribuyan al desarrollo de un programa propio europeo que permita elaborar un catálogo de basura espacial, una herramienta de la que ya disponen países como EEUU y Rusia.

El catálogo informa sobre la posición de unos 20.000 restos espaciales, de los aproximadamente 700.000 que se cree que hay; esta cifra se triplicará en los próximos 20 años.

Esta basura espacial incluye restos del tamaño de un centímetro hasta satélites artificiales enteros ya en desuso. La colisión del objeto más pequeño con un satélite activo bastaría para poner en riesgo su integridad y, por tanto, los servicios que proporcionan a los ciudadanos.

Por su parte, Paula Pérez Sobrino es estudiante de Doctorado de Filologías Modernas de la Universidad de La Rioja, en breve defenderá su tesis doctoral y en otoño se incorporará a la Universidad de Birmingham (Reino Unido) para, durante dos años, dirigir un proyecto de investigación sobre emociones, publicidad y lenguaje figurado.

Licenciada en Comunicación Audiovisual y en Conservatorio, Paula Pérez Sobrino colaborará con la catedrática Jeannette Littlemore y el doctor David Houghton; con investigadores de la Universidad de Amsterdam (Países Bajos) y Nottihngham-Ningbo (China); y las empresas Publicis Chemistry (Londres) y VCCP y Anuncios.com (España).

Su proyecto 'Exploring Multimodal Metaphor and Metonymy' (EMMA) analiza el uso de la metáfora y la metonimia en publicidad, herramientas conceptuales que ayudan a vender un bien o servicio dotándoles de connotaciones positivas en un contexto diferente.

En concreto se van a estudiar cuestiones como el tiempo de procesamiento (vital en vallas publicitarias de carreteras o banners en internet), la complejidad de la interpretación y la generación de emociones positivas.

El proyecto incorporará participantes nativos ingleses, españoles y chinos ya que, en un mundo cada vez más globalizado, las campañas de la multinacionales corren el riesgo de no ser recibidas e interpretadas por igual en todos los países.