La Rioja

Madrid, 5 nov (EFE).- El cardenal arzobispo de Madrid, Carlos Osoro, ha alertado hoy de los "altos niveles de persecución religiosa" en el mundo y de un aumento de la cristianofobia en países de tradición cristiana, una "patología social" a la que -ha dicho- no hay que perder de vista.

Así lo ha afirmado durante su intervención en la III Conferencia Internacional sobre las Religiones y su contribución a la Concordia y a la Paz, que se celebra hoy en Madrid con la asistencia de numerosos líderes de distintas confesiones.

"Nunca como hoy hemos tenido tanta conciencia de la importancia de los derechos humanos para vertebrar la convivencia en la diversidad, sin embargo estamos alcanzando máximos en los niveles de persecución religiosa en el mundo", ha alertado Osoro.

En este sentido, el arzobispo de Madrid se ha referido también a la cristianofobia en países de tradición cristiana, "una patología social a la que no hay que perder la pista si de verdad queremos construir un mundo fraterno, justo y en paz".

Así ha abogado por el respeto absoluto a las minorías religiosas, la desaparición del discurso del odio hacia lo religioso y la alianza por la paz entre las confesiones.

Porque -ha subrayado- no se trata de competir por ver qué confesión tiene más perseguidos, sino de denunciar la lógica del odio y la persecución por motivos religiosos que viola una derecho fundamental como es la libertad religiosa.

"Donde no hay libertad religiosa no hay verdadera libertad", ha afirmado Osoro, para después señalar que sin ella "se cae el edificio de los derechos humanos".

Se ha referido a la declaración de Marrakesh de 2016 cuando los países musulmanes se comprometieron a proteger las minorías religiosas de otras confesiones. "Las grandes tradiciones religiosas estamos llamadas a darnos mutua hospitalidad, respeto y trabajar por vivir y construir este mundo", ha insistido.

Por su parte, el secretario de Estado de Justicia, Manuel Dolz, ha recordado que el articulo 16 de la Constitución española consagra el derecho a la libertad ideológica, religiosa y de culto.

Ese derecho, ha señalado, "no puede tener más limites en sus manifestaciones que las necesarias para proteger el orden público protegido por la ley" y ha destacado que la dignidad de la persona, los derechos inherentes al libre desarrollo de la personalidad, el respeto a la ley y a los derechos de los demás, son el fundamento del orden político y de la paz social.

Dolz ha afirmado que las religiones son una manifestación primordial de esa libertad inherente al ser humano porque estructuran y canalizan las creencias religiosas de las personas y le otorgan un espacio en el que vivir en comunidad este sentimiento, al tiempo que se erigen en referente moral y ético para sus fieles.

En este sentido, ha destacado, las confesiones poseen "un enorme potencial para contribuir a la construcción de la paz y la concordia, para hablar de tolerancia, predicar el respeto al otro y sus creencias y para promover la dignidad e igualdad de todos los hombres y mujeres como seres iguales y únicos ante lo incomensurable".

Ha considerado que la obligación de los poderes públicos, por su parte, es construir sociedades en las que todos los individuos de cualquier origen, creencia y condición puedan vivir en paz y concordia.

"Un horizonte que pareciera más lejano a medida que nos acercamos a él, cuyo camino está jalonado de pequeños y grandes logros, de muchas conquistas y también de retrocesos lamentables y de amenazas que se nutren del miedo a lo diferente, la inseguridad frente lo que se desconoce y el complejo ante la diversidad", ha lamentado.

El presidente de la Comisión Islámica de España, Riay Tatary, ha subrayado que el punto departida del diálogo interreligioso debe consistir en liberarse "del fanatismo y de la ignorancia religiosa que dañan a los fieles de cada religión".

El rabino Moshe Bendahan ha destacado que la paz entre religiones llegará cuando seamos capaces de ver la esencia divina en cada uno de nosotros y en el otro, y ver "que podemos ser distintos, pero no distantes".