La UR acoge este miércoles la presentación del proyecto 'Serranía Celtíbera'

Francisco Burillo, catedrático de Prehistoria de la Universidad de Zaragoza, hablará sobre una de las regiones más extremas de la UE

EUROPA PRESS LOGROÑO

La Sala de Grados del Edificio Quintiliano acoge este miércoles 19 de marzo, a partir de las 11,00 horas, la presentación del proyecto 'Serranía Celtíbera', a cargo de Francisco Burillo, catedrático de Prehistoria de la Universidad de Zaragoza.

El acto está organizado por el Departamento de Ciencias Humanas de la Universidad de La Rioja y será introducido por Urbano Espinosa, catedrático de Historia Antigua de la UR.

La Serranía Celtíbera comprende un territorio de unos 63.098 km2 -el doble que Bélgica- y, aunque comprende gran parte del Sistema Ibérico, está relegado al olvido debido tanto a su extrema despoblación -sus 487.417 habitantes ofrecen una densidad de 7,72 hab./km2.-, como por hallarse dividido en cinco Comunidades Autónomas.

La Serranía Celtíbera es una de las regiones más extremas de la Unión Europea al presentar desventajas relativas por sus condicionantes geográficas, debilidades estructurales, problemas de accesibilidad y alejamiento de los centros demográficos y de servicios importantes.

SEIS TIPOS DE REGIONES

De hecho, de los seis tipos de regiones que la UE considera de carácter problemático, la Serranía Celtibérica cumple los requisitos de tres (Región Montañosa, Región Rural Remota y Región Escasamente Poblada) y, además, tiene uno de los índices de envejecimiento más altos de la UE.

Sin embargo, hace más de dos mil años, en la época celtibérica, en este territorio se situaban los centros económicos y de poder atomizados en sus múltiples ciudades estado. Una de ellas, Segeda, que llegó a ser considerada la más importante del Norte de la península, fue tratada "de igual a igual" por Roma.

Por el contrario, durante la Edad Media la Serranía Celtibérica se configuró como zona de frontera entre los reinos de Castilla y Aragón. Esta situación periférica se ha acentuado en la actualidad, al compartirse su territorio entre cinco Comunidades Autónomas, las cuales han situado todos sus centros políticos y de desarrollo fuera de la Serranía Celtibérica.