Una historia en medio minuto

Los riojanos Pedro Segarra y Jorge Bravo ruedan este domingo en Logroño la única escena de su nuevo proyecto: un cortometraje de solo treinta segundos

JONÁS SÁINZLOGROÑO
Un momento del rodaje. /SONIA TERCERO/
Un momento del rodaje. /SONIA TERCERO

Los riojanos Pedro Segarra y Jorge Bravo, unidos desde hace cuatro años en Sebra, una modesta productora cinematográfica, ruedan este domingo la única escena de su nuevo proyecto: un cortometraje de solo treinta segundos con el que quieren participar en la sección 'Triple destilación' del Notodofilmfest, el festival online más importante de España. Medio minuto es la duración exacta que establecen las bases del certamen y en ese tiempo Pedro y Jorge quieren contar toda una historia: " Queremos rodar una muestra de lo que vive una parte de la España actual. Jóvenes terminando sus estudios; chicos y chicas que saben que estudiar no es garantía de nada, que deben tomar decisiones y en algunos casos partir fuera para mejorar y ampliar su currículum, su inglés, o sencillamente su horizonte, porque aquí lo vislumbran negro. Qué dejan aquí cuando se van, y qué se llevan y portan en su maleta, teniendo en cuenta que ese punto de madurez que les invita a salir debe convivir con lo que en cada uno de sus pasos predomina: la juventud y esas ganas de disfrutar la vida que tienen por delante". Una historia que, desgraciadamente, conocen bien los jóvenes y que el corto sintetizará en una pareja. Un chico y una chica, cuyos intérpretes han sido seleccionados en un casting celebrado el viernes en los cines Moderno entre actores y actrices de grupos de teatro locales.

Con el cine como hobby, Bravo y Segarra han realizado hasta el momento cuatro cortos, el más visto y premiado '#despedida 2.0', que ganó el premio especial del público en el Octubre Corto de Arnedo y ha sido proyectado y mencionado en diversos festivales del país. Tras el presente trabajo para Notodofilmfest tienen pensado un proyecto más ambicioso en metraje y medios. Pero de momento, tienen que contarlo todo en treinta segundos.