Un paisaje en camino

La UNESCO incluye 'El paisaje cultural del vino y el viñedo de La Rioja y Rioja Alavesa' en la lista de bienes culturales candidatos a Patrimonio de la Humanidad

EFELOGROÑO
Un paisaje en camino

La UNESCO ha incluido "El paisaje cultural del vino y el viñedo de La Rioja y Rioja Alavesa" en la lista indicativa de bienes culturales candidatos a Patrimonio de la Humanidad, según ha informado hoy el Gobierno riojano, que, junto al Ejecutivo vasco, presentó esta candidatura.

El Gobierno de La Rioja ha expresado, en una nota, su "satisfacción" por la decisión de la UNESCO y cree que la inclusión de la candidatura en la lista indicativa es un paso "muy importante" para lograr la declaración de Patrimonio de la Humanidad.

"Ello supondría mejoras en la protección del medio natural, la difusión de la cultura del vino y la promoción del turismo enológico", según el Ejecutivo riojano, además de "un mayor reconocimiento del paisaje del vino como patrimonio cultural, seña de identidad y elemento imprescindible en el desarrollo económico, social y cultural de La Rioja".

La candidatura presentada por los Gobiernos riojano y vasco recoge la excepcionalidad cultural del paisaje conformado por los espacios de una zona singular desde un punto de vista histórico, geográfico y cultural, como es La Rioja y Rioja Alavesa.

OTROS PAISAJES CULTURALES

Esta zona es análoga a otros paisajes culturales, como los de la región vitivinícola de Tokay (Hungría), de la Jurisdicción de Saint-Emilion (Francia) y de la región vitícola del Alto Duero (Portugal), ha detallado.

También ha defendido que, en el caso de La Rioja y Rioja Alavesa, el paisaje cultural constituye un elemento que supera las fronteras autonómicas y parte de los primeros lagares rupestres para llegar hasta la actualidad con las mejores muestras de la arquitectura del vino del siglo XXI, "verdadero eje central del turismo enológico".

Entiende como paisaje cultural el fruto de la interacción de la naturaleza y del hombre a través del tiempo y de los usos propios de los diferentes periodos históricos, conformado por los múltiples elementos de lo que se conoce como "cultura del vino".

A ello se une el atractivo de un medio natural al servicio del hombre, con campos de vides, que se amoldan al ribazo, al valle del Ebro, y que focalizan la actividad de las personas dedicadas al mundo de la vitivinicultura.

Por ello, ambos Gobiernos autonómicos, ha añadido el riojano, consideran que esta candidatura es una oportunidad de promoción y proyección internacional de su paisaje para destacar un recurso natural y cultural como foco de dinamización de La Rioja y de Rioja Alavesa y como motor generador de riqueza.