A estación nueva, estación demolida

Adiós a la instalación provisional de Renfe, que apenas ha tenido dos años de efímera vida

JORGE ALACIDLOGROÑO
A estación nueva, estación demolida

La instalación provisional de Renfe en Logroño desaparece, cumplida ya la función para la que fue levantada: servir de puente entre la vieja estación ubicada en la plaza de Europa y la actual, que se levanta un poco más allá, ganando terreno al espacio que daba entrada al barrio de Cascajos.

Su desaparición empezó a concretarse hace unas semanas, con un derribo casi pieza por pieza, muy controlado, que protagonizaba sobre todo el interior de la estación en aquellos primeros pasos; progresivamente, las obras de demolición han ido avanzando. Desde hace unos días ya puede verse prácticamente liquidada, con apenas su esqueleto visible a quien circule por la zona.

Así sucedía ayer por la tarde: los operarios encargados del derribo iban acometiendo los trabajos finales de liquidación, que pondrá fin a una estación de vida tan efímera que apenas ha dejado un hueco el corazón de los logroñeses.

Se abrió el 30 de abril del 2011 y el 17 de diciembre de ese mismo año, con la apertura de la primera fase de las obras del soterramiento y la puesta en funcionamiento de la flamante nueva estación, se despidió sin hacer ruido, de manera tan sigilosa como ahora dice adiós definitivamente. Apenas estuvo un año en pie pero en su sepultura lucirá para siempre un epitafio incontestable: fue la tercera estación de tren de Logroño. Descanse en paz

Fotos

Vídeos