Entrena estrena su variante después de quince meses

La obra "permitirá mejorar la movilidad del área metropolitana y mejorará la seguridad de la zona", según el Gobierno regional

LARIOJA.COMLOGROÑO
Entrena estrena su variante después de quince meses

El Presidente del Gobierno de La Rioja, Pedro Sanz, ha participado, en la mañana de hoy, en la ceremonia de puesta en servicio de la variante de Entrena, infraestructura ejecutada por el Gobierno de La Rioja tras una inversión de 7 millones de euros (6.746.223 euros, en concreto). Este acto ha contado con la presencia del Consejero de Vivienda y Obras Públicas, Antonino Burgos, así como por el Alcalde de la localidad, Esteban Pérez, y ediles de las localidades vecinas.

El acto ha servido para expresar la satisfacción por la conclusión de una ambiciosa obra que ejemplifica el papel del Gobierno de La Rioja "como motor principal del desarrollo de infraestructuras de nuestra Comunidad", ha señalado Pedro Sanz. "Se trata de una inversión en seguridad, de los viandantes y de los conductores, y una apuesta decidida por potenciar las comunicaciones de esta importante comarca riojana", ha completado el máximo responsable del Ejecutivo regional.

La construcción de este nuevo eje viario sobre la LR-137, además de apartar el tráfico rodado del núcleo urbano entrenero e incrementar los estándares de seguridad vial, permitirá mejorar la movilidad del área metropolitana dado que la LR-137 es una arteria que comunica la localidad de Entrena, y la comarca del Moncalvillo, con cuatro infraestructuras viarias básicas en la red de carreteras riojanas: la N-111, hacia Nalda, y la N-232, la A-12 y la AP-68 hacia Navarrete y Fuenmayor.

Un vial de 3,5 kilómetros de longitud

Con la finalización de esta variante, Entrena se verá liberada del paso de los más de dos mil vehículos que, hasta la fecha, utilizaban el casco urbano como corredor de la LR-137. Además, se ha mejorado la seguridad en las incorporaciones y desvíos con la construcción de dos amplias rotondas que, además de enlazar el núcleo urbano entrenero, canalizarán el tránsito de vehículos hacia Sojuela (LR-445) y Medrano (LR-444, extremo Norte de la variante). Otra sustancial mejora que aporta esta infraestructura viene determinada por la importante reducción del desnivel existente en el tramo comprendido entre la zona de Velilla y la ermita de Santa Ana.

La variante, que ha sido ejecutada en el plazo de quince meses por la empresa riojana Ismael Andrés, cuenta con una longitud de 3,5 kilómetros y tiene una plataforma de diez metros de ancho.