Los médicos de primaria denuncian los retrasos que provoca el nuevo programa informático

Los facultativos creen «enrevesado y lento» el sistema 'Selene'

E. SÁENZLOGROÑO
Los médicos de primaria denuncian los retrasos que provoca el nuevo programa informático

El malestar lleva meses instalado entre los médicos de Atención Primaria de La Rioja a cuenta de la implantación del nuevo programa informático que deben manejar a diario y denominado 'Selene'. Tal es así, que los profesionales de centros de salud como el Gonzalo de Berceo, Joaquín Elizalde o Rodríguez Paterna llevan semanas haciendo un paro simbólico de cinco minutos diarios para denunciar esta situación.

El principal inconveniente del 'Selene' es su complejidad y lentitud. "Eso nos obliga en la mayoría de las ocasiones a estar más pendientes de la pantalla del ordenador que del propio paciente", explica Carmelo Vaquero, facultativo del Rodríguez Paterna. Desde su puesta en marcha el pasado 19 de julio, todo han sido obstáculos. "Tarda muchísimo en cargar, es laborioso pasar de una página a otra, los iconos son minúsculos y, lo peor, genera una enorme ralentización en nuestro trabajo", apunta al tiempo que lamenta cómo la implementación del programa no ha supuesto, a su juicio, ninguna mejora respecto al OMI que venía funcionando hasta ahora y que resultaba "más rápido, efectivo y claro". "El único avance a largo plazo sería la disponibilidad común del historial informático, pero ahora mismo sólo hay inconvenientes", asegura revelando cómo hay funciones como la expedición de recetas que algunos especialistas han decidido seguir haciendo a mano para evitar aún más retrasos.

La falta de sensibilidad por parte de la administración es otra de las quejas expresadas por los médicos de cabecera. "Dicen que somos torpes, cuando la torpeza está en el propio programa", indica Vaquero lamentando que no haya habido un pilotaje previo que hubiera advertido de los problemas que ahora han surgido. Ni las mejoras desarrolladas en noviembre ni las previstas ahora parecen, según los afectados, que vayan a mejorar la "caótica" situación actual.

La principal consecuencia es la lentitud que se apodera del trabajo diario de los médicos. "En nuestro caso, los retrasos en la atención al paciente han llegado en algunas ocasiones a una hora y media y filas en la administración para pedir una simple cita, pero en otros centros la situación es incluso peor y ha exigido la contratación de personal de apoyo", añade.

Más allá de la repercusión en su trabajo "muchos hemos debido prescindir de otras tareas como cirugía menor y teledermatología para poder llegar a todo"¬- los profesionales médicos denuncian el impacto negativo que el 'Selene' está teniendo en la calidad de la atención al usuario. "En los últimos meses nos han quitado el cuarto grado de la carrera profesional, nos han recortado el sueldo como al resto de los funcionarios, nos han limitado derechos y no hemos dicho nada; si protestamos ahora, es porque quien más perjudicado sale es el paciente", resume Vaquero.