Una gran defensa lleva al Naturhouse a la trabajada victoria ante el Lemgo

Al filo del descanso, el Naturhouse se puso por delante y llegó a la mitad del encuentro con dos goles de ventaja sobre el Lemgo (13-11)

LA RIOJA LOGROÑO
Una gran defensa lleva al Naturhouse a la trabajada victoria ante el Lemgo

Los riojanos no cedieron un ápice de su terreno y estuvieron siempre muy centrados en el terreno de juego.

Empezaron algo fríos los de Jota y pronto el Lemgo hizo valer su calidad, logrando un resultado inicial de 1-4. Pero los de Jota no cejaron en su empeño y pronto lograron el empate. Todos estaban concentrados en que los alemanes tuvieran difícil el lanzamiento y lo conseguían minuto a minuto.

La actuación del portero del Naturhouse -al menos 15 paradas-, Gregor Lorger, condicionó el partido, ya que frenó los ataques alemanes siempre que el Lemgo trató de acercarse. Junto a él, la movilidad de Tioumentsev en ataque y la constancia de Romero en el pivote dieron al Naturhouse el mando en el partido ante un Lemgo incapaz de reaccionar.

Y eso que los alemanes empezaron por delante, demostrando su calidad en ataque, de la mano de Bechtloff y, sobre todo, Kehrmann. Los germanos se vieron superiores en el inicio del partido, pero se toparon con la fuerza de Romero en el pivote; el internacional español lideró a su equipo en la remontada y condujo a la primera ventaja riojana (6-5) en el minuto 10.

Al filo del descanso, el Naturhouse se puso por delante y llegó a la mitad del encuentro con dos goles de ventaja sobre el Lemgo (13-11). Una ventaja que no se diluiría, sino todo lo contrario.

En la segunda parte, las cosas no cambiaron. Y el Palacio empezó a vibrar de verdad con su equipo.

A pesar de estar muy justo físicamente, el equipo riojano fue capaz de "apretar" más tras el descanso y el Lemgo apenas ha sabido responder a ese incremento de ritmo.

Sobre todo a partir del minuto 5 del segundo tiempo, cuando el Naturhouse logró una ventaja de dos goles (17-15) de la que ya nunca ha bajado. Y con Tioumentsev "enchufado" (5 goles en apenas 20 minutos) el Naturhouse optó por no conformarse y seguir más fuerte cada vez.

A 13 minutos del final ya ganaba por 4 goles (23-19) y el Lemgo parecía incapaz de reaccionar; diez minutos después tenía cinco de renta (29-24) y su rival tampoco daba la sensación de poder reducir esa diferencia. Y no lo hizo, quizás confiado en el partido de vuelta, aunque deberá hacer algo más que hoy para remontar. Sobre todo si la portería del Naturhouse sigue al nivel de hoy.

Así se llegó al final del partido y al éxtasis del público, que apenas podía creer que su equipo, el humilde Naturhouse había vencido a un grande europeo. Algo que da alas para soñar que la final no está tan lejos. Tan sólo a un partido.

Fotos

Vídeos