Karmele Marchante podría vulnerar hasta tres de las normas del festival de Eurovisión

RTVE «comprueba» su canción, la más votada hasta ahora, tras la denuncia recibida de que incumple las normas

YOLANDA VEIGA
La tertuliana se presenta bajo el nombre de 'Popstar Queen'./
La tertuliana se presenta bajo el nombre de 'Popstar Queen'.

El festival de Eurovisión parece estar condenado a que sólo se hable de él cuando hay polémica. Y la de este año ya está servida. Comenzó cuando Karmele Marchante anunció que quería representar a España con la canción 'Yo soy un tsunami' y continuó cuando pasó el filtro y RTVE la incluyó en la lista de los 313 aspirantes a la cita del próximo 29 de mayo en Oslo. No han pasado ni tres días y algunos ya dicen que la candidatura de la tertuliana metida a cantante peligra. Es la indiscutible ganadora en internet -a media tarde de ayer llevaba ya más de 85.000 votos, frente a los 62.000 de Coral Segovia, la segunda con más apoyos-, pero está bajo sospecha.

Denuncian los 'eurofans' en su página web que Marchante «podría vulnerar hasta tres de las normas que impone la Unión Europea de Radiodifusión (UER)». Es RTVE quien puede retirarla del listado de candidatos. Y, de momento, no lo ha hecho. Fuentes de la cadena reconocieron ayer que están «comprobando» su propuesta y otras para asegurarse de que respetan las exigencias de la UER. Los eurofans insisten en que no las cumple. Y alegan tres razones.

Denuncian que Yo soy un tsunami, el título con el que Karmele compite bajo el nombre artístico de 'Popstar Queen', «toma varias partes de canciones populares de la época franquista, por lo que podría ser acusada de plagio»; recuerdan que una de las estrofas de la canción «fue emitida el 31 de agosto en un programa de Telecinco» cuando la legislación exige que los títulos sean inéditos a fecha de 1 de octubre del 2009; y también se quejan de que hace mención a un centro comercial -hay un verso que dice: «sexo en el Carrefour»- y la norma «impide los mensajes comerciales en las canciones».

Lanzada la acusación, RTVE está ahora «comprobando» si la denuncia es o no justificada. «Hay algunas canciones que claramente cumplen todas las normas y otras sobre las que hay algo de duda y además se están recibiendo quejas. Queremos que el proceso de selección sea lo más limpio posible y si se retira alguna canción lo comunicaremos oficialmente pero de momento no se ha descartado ninguna de las 313», advierten desde la cadena, donde subrayan que más de un centenar de temas no pasó siquiera el primer filtro.

No es la de Karmele Marchante la única canción que pende de un hilo. Al parecer el tema que defiende Toñi Salazar -la mitad de Azúcar Moreno- tampoco es inédito y ya hay otra canción que se ha retirado de la competición, pero por voluntad propia. Se trata de Edu del Prado, que explica así su renuncia: «Entendí que este año iban a cambiar los criterios de selección para evitar concursantes sin un mínimo de nivel artístico pero lamentablemente no me siento cómodo con esta preselección». Ainhoa Cantalapiedra, ex concursante de 'O.T.' y otra de las candidatas, se mantiene pero no oculta su molestia con que se hayan incluido canciones como la de Marchante. «No entienden el daño que hacen a los demás profesionales y al concurso en sí».

El público podrá votar por su canción favorita en la página www.rtve.es hasta el 5 de febrero. Los diez con más votos actuarán en una gala en la que un sistema mixto de votación popular y jurado elegirá al representante español.