Fábula futurista

Tim Burton es el coproductor de Número 9, original filme de animación firmado por el cortometrajista Shane Acker, cuya trama tiene lugar en un futuro no tan lejano en el que la humanidad está a punto de ser exterminada por las máquinas

ANTÓN MERIKAETXEBARRIA
Fábula futurista

Tim Burton es el coproductor de , original filme de animación firmado por el cortometrajista Shane Acker, cuya trama tiene lugar en un futuro no tan lejano en el que la humanidad está a punto de ser exterminada por las máquinas. Tema redundante en el cine contemporáneo que ha dado lugar a multitud de películas, algunas tan apasionantes como la reciente , que en esta ocasión trata con nuevas energías y mediante una técnica de animación de signo artesanal lo que queda de un mundo apocalíptico. Pero en el principio era el verbo. Después el libro y la prensa en general. En fechas más recientes, la radio, los discos, el cine, la televisión herciana, el vídeo, lo digital, lo virtual.

Y ahora Internet, las bases de datos, la televisión por cable, el DVD, el CD, CD-I, la televisión por satélite, la pastilla de silicio en una tarjeta inteligente... Así que, ¿qué nos deparará el futuro próximo? Según el peligro de extinción, si dejamos que las máquinas se adueñen de nuestro mundo. Eso es precisamente lo que tratan de evitar el grupito de cochambrosas figuritas que se salvan de la quema, dispuestas en todo momento a evitar que nuestro querido Planeta Azul se convierta en un erial.

Fábula futurista, por tanto, iluminada por tonos sombríos, como corresponde a los hechos descritos, en los que se incluyen reflexiones muy de ahora mismo, sobre todo en relación con el peligro cierto de las armas de destrucción masiva y el imparable deterioro del medio ambiente, al tiempo que se denuncia sin ambages la ceguera de quienes tienen responsabilidades políticas y sociales, incapaces de poner coto a la rapiña del hombre.

Película ambiciosa y comprometida, revestida de un tono opaco, crepuscular y una prestancia visual, opuesta por completo a las empleadas por Walt Disney o Pixar, pero muy arriesgada, densa y a todas luces meritoria. Ribeteado todo ello por una sugerente banda sonora, en la que también participa el imprescindible Danny Elfman.