Carmen Lomana: «Es absurdo decir que me enfrento con Nati Abascal»

«Tengo una vida tan rica y tan divertida que no me da miedo nada», asegura la empresaria, fascinada con su incursión en la televisión Carmen Lomana Empresaria

JOSÉ AGUILARMADRID.
La empresaria Carmen Lomana se ha convertido en uno de los fenómenos mediáticos más fulgurantes de la actualidad. ::                             L.R./
La empresaria Carmen Lomana se ha convertido en uno de los fenómenos mediáticos más fulgurantes de la actualidad. :: L.R.

Nacida en León en 1950, su infancia y juventud las pasó en San Sebastián, donde su familia tenía espléndida casa. El desarrollo de su actividad profesional estaría unido al Banco Santander, del que su padre era director general, y a la ciudad de Londres, por la que siente pasión. En los 80 abre una exclusiva tienda de moda en San Sebastián. Contrae matrimonio con el diseñador industrial chileno Guillermo Capdevila, con el que crea un imperio de patentes. Hoy gestiona en soledad todos sus negocios debido al fallecimiento de su marido. Y es centro de todas las miradas por su intensa vida social y su maravillosa colección de trajes de alta costura.

- En los últimos meses no cesamos de escuchar comentarios sobre el «enfrentamiento» entre Carmen Lomana y Nati Abascal.

- Todo esto es absurdo. Yo no tengo ningún problema con Nati, pero quiero dejar muy claro que la conozco muy bien. Si ella no se acuerda es que tiene muy mala memoria... Sinceramente, me da lo mismo.

- Tiene usted una agenda muy complicada. Llegó a afirmar que no tiene tiempo para pensar en el paso de los años.

- Me preocupa el paso del tiempo como a todos, pero no tengo miedo a envejecer. Tengo una vida tan rica y tan divertida que no me da miedo nada.

- Entre tantos comentarios como provoca su presencia hemos oído toda clase de chismes surrealistas.

- Lo que llevo fatal es la hipocresía. Es cierto que forma parte del juego, pero me molesta muchísimo la crítica desde el desconocimiento. A algunos les encanta decir que tengo el encefalograma plano, pues que digan lo que quieran. Yo sé quién soy y lo que quiero.

-Dice siempre lo que quiere, pero algunos de sus comentarios sobre la crisis han levantado polémica.

- La crisis a quien más le afecta es al que pierde el trabajo, al que le quitan la casa porque no puede pagar la hipoteca. A esas familias que tienen que sacar a sus hijos de los colegios porque no pueden pagar las cuotas. Todas esas personas que vivían bien y que ya no pueden hacerlo están pasando un mal momento. El que está pidiendo por la calle, desgraciadamente, vive una situación límite en la que ya no le afecta nada.

- ¿Es consciente de lo que está moviendo a su alrededor?

- Esto que me ha pasado es algo que yo no he buscado y que tampoco esperaba. Es un fenómeno muy extraño, porque yo nunca he dado un escándalo y, normalmente, la gente que está en esta vorágine tiene una vida muy complicada y escandalosa. Lo único que sí te digo, es que de repente la posibilidad de trabajar en televisión me fascina.

- Usted vive con pasión el presente, pero ha tenido también muchos momentos difíciles.

- A mí me preocupa la vida en sí misma. Soy muy comprometida con el momento que me toca vivir. Me gustaría llegar a los 90 años con las inquietudes y las ilusiones intactas.

Fotos

Vídeos