Un horario distinto para cada modelo educativo

Los centros públicos se vuelcan en la jornada continua mientras los concertados se quedan con la partida

V. SOTO |LOGROÑO
Un horario distinto para cada modelo educativo

Una región, dos sistemas. El reciente lema chino valdría también para encerrar la realidad educativa riojana. El modelo tradicional escolar de jornada partida (con horario de mañana y tarde) convive con la jornada continua con total normalidad. Sólo han pasado tres cursos desde que el centro Siete Infantes de Lara comenzase con esta iniciativa pedagógica y la ola ya se ha convertido en 'tsunami'.

Pero existe un matiz muy importante: el 'tsunami' sólo ha llegado a la enseñanza pública y especialmente en Logroño. Catorce centros de la capital se han decantando por este sistema, previa votación de los padres. Sólo quedan cinco colegios públicos en la ciudad cuyos horarios incorporen las tardes. Y depende de las familias de que esto siga así.

Cuatro de estos cinco centros (Bretón de los Herreros, Duquesa de la Victoria, San Francisco y Vuelo Madrid-Manila) tienen la intención de votar la jornada continua este curso para implantarla en el que viene, si los padres así lo deciden.

Sólo Vélez de Guevara, que se encuentra 'sancionado' después de que el año pasado no lograse su materialización por la falta de dos votos, mantendrá con seguridad la jornada partida en la red pública de Logroño.

Mientras, la idea de los centros concertados va por otros derroteros. Bajo la premisa de que la jornada partida resulta pedagógicamente mejor para los niños de Infantil y Primaria, los colegios son reticentes a la novedad.

Consultados por Diario LA RIOJA, Escolapias, Paula Montalt, Alcaste, Agustinas, Adoratrices, Salesianos, Rey Pastor, La Enseñanza y Jesuitas cierran casi categóricamente la posibilidad de votar el próximo curso la jornada continua. Los Boscos, por su parte, tampoco lo podrá hacer por hallarse sancionado tras el intento del pasado curso.

«Existía una demanda por parte de los padres de Secundaria y hace ya cuatro cursos que se implantó la jornada matinal para ellos», indica Juan Fernando de la Iglesia, director académico de Escolapias. «En Infantil y Primaria la petición no es grande. Además, si estuviésemos convencidos de que resulta positivo para los alumnos daríamos nosotros los primeros pasos. Pero no lo creemos así», resume.

Mientras, los centros del resto de cabeceras riojanas, a excepción de Nuestra Señora de la Vega de Haro, seguirán con el modelo de jornada partida. Sólo alguna iniciativa de los padres en las próximas semanas (el proceso debe concluir con las votaciones en febrero después de realizar un memorándum de actividades y de consultar a las Asociaciones de Padres) podría hacer cambiar el horario de estas escuelas en Calahorra, Nájera, Santo Domingo, Alfaro, Arnedo, Alfaro o Cervera.

Un colegio, varios modelos

La actual situación en La Rioja, donde se permite una libertad de decisión plena a los centros, lleva a situaciones curiosas. Por ejemplo, que algunas de las escuelas que forman un mismo Colegio Rural Agrupado (CRA) cuenten con distintas jornadas según la votación de los padres en cada municipio.

«Cualquier solución puede ser viable, pero siempre que el claustro de profesores garantice la educación de los niños», prosigue Caceo.

Con el análisis del sistema actual, la pregunta que surge es clara. ¿Se podría llegar a una situación en la que los padres, además de guiarse por la cercanía de los domicilios al centro o la ideología educativa (religiosa o laica) tendrían que decantarse por uno de los dos modelos: continuada en la pública y partida en la concertada y asumir sus horarios?

Para Pedro Caceo, director general de Centros Docentes, esta visión resulta «reduccionista». «El tipo de jornada es un factor más para la elección, no el único ni el principal», resume. Además, recuerda que la oferta de solicitar la jornada continua o la posibilidad de volver a la partida seguirán en pie para todos los centros.

Pocos son los centros concertados en La Rioja que durante este curso van a plantearse el modelo educativo de horarios que desean para sus alumnos. Divino Maestro es uno de los colegios que, por petición de los padres, se plantea abrir el melón del debate. También en Escolapios están dispuestos a emprender este trabajo tras una primera consulta a las familias.

Maristas, que en febrero del año pasado votó por la posibilidad del cambio sin éxito, podrá repetir en los próximos meses la visita a las urnas, a la espera de un dictamen oficial de Educación. Después de muchas dudas surgidas en el seno de la APA y el Consejo Escolar, por una posible doble lectura de la normativa, todo parece previsto para que se puedan repetir este curso los comicios.

«La idea original es que la permanencia del horario elegido, tanto la jornada partida como la continua, fuera de dos cursos», explica Rafael Federío, director general de Ordenación e Innovación Educativa. «Y en la Orden no se reflejaba exactamente, así que hemos propuesto una modificación para que prime esa idea primera», añade.

De esta forma, el centro San José podrá, antes del final de febrero, volver a plantearse la cuestión de qué conviene más a la comunidad educativa (alumnos, padres, profesores y centros): jornada continua o jornada partida. «La modificación está enviada a la Secretaría General Técnica para que sea revisada y se publique lo antes posible», concluye.

Sin embargo, la gran mayoría de los concertados continuarán con la jornada tradicional. «No se ha planteado porque no ha existido ni un interés especial ni mucha demanda por parte de los padres», indican desde Agustinas. El motivo se repite en otros centros como Alcaste o Adoratrices. Otros, por su parte, han realizado sondeos previos no vinculantes entre las familias y han desechado el cambio al no percibir una mayoría suficiente.