Un hombre azuza a su perro para morder al agente que le pidió que recogiese las heces del animal

La Policía Local ha detenido en Logroño a un hombre acusado de resistencia a la autoridad y agresión

J. A. G.LOGROÑO

La Policía Local ha detenido en Logroño a un hombre acusado de resistencia a la autoridad y agresión, tras protagonizar la pasada madrugada un insólito incidente donde también jugaron un papel principal el perro del arrestado y las heces de este animal.

Según la información facilitada por el Cuerpo policial y el Ayuntamiento, los hechos sucedieron sobre las 1.40 horas en la calle Bretón de los Herreros de la capital riojana. En ese momento, una patrulla se encontraba en esta céntrica calle logroñesa llevando a cabo un control rutinario de alcoholemia.

La labor de los agentes se vio alterada cuando comprobaron cómo se les aproximaba deambulando un perro de raza potencialmente peligrosa y aparentemente sin dueño. Cuando el animal se encontraba cerca de los policías se puso allí mismo, en medio de la calzada, a hacer sus necesidades, ante la sorpresa, y es de suponer que el asco, de los miembros de la patrulla.

Al poco tiempo se presentó el dueño del perro, que fue requerido por los policías locales para que presentara la documentación del animal y recogiera las heces de la carretera. Pero el hombre se negó a ambas cosas.

No sólo eso, sino que comenzó a insultar a los agentes y azuzó a su mascota para que les atacara mientras él emprendía la huida. No obstante, lograron zafarse del animal y emprendieron una persecución por las calles de la ciudad hasta alcanzar al hombre, el cual ofreció una fuerte resistencia a ser detenido.

Mordido en una mano

Sin dejar en ningún momento de proferir insultos, el hombre se revolvió, forcejeó insistentemente y agredió a los policías. En ese momento reapareció el perro, que propinó un mordisco a uno de los agentes en su mano derecha.

Finalmente, el hombre fue arrestado y trasladado a las dependencias de la Policía Nacional, mientras que su mascota terminó en el centro de acogida de animales. El agente herido hubo de recibir asistencia médica y vacunarse.

El modo de proceder del detenido le ha valido ser acusado de tres delitos distintos: uno de resistencia a la autoridad, otro de agresión y otro por llevar suelto por la vía pública a un perro de raza potencialmente peligrosa.