Cuba necesita espías

La Policía Nacional Revolucionaria realiza una inusitada convocatoria pública para captar agentes secretos

MILAGROS LÓPEZ DE GUEREÑOCORRESPONSAL. LA HABANA
Un habanero pasa con su bici ante un policía. / AP/
Un habanero pasa con su bici ante un policía. / AP

Como dice la máxima, hay que «renovarse o morir». La Policía Nacional Revolucionaria (PNR) de Cuba no ha sido una excepción. Ante la necesidad de ampliar la plantilla del Órgano de Trabajo Operativo Secreto (OTOS), una dependencia cuya función principal está explicita en su nombre, lanzó una inusitada convocatoria pública para engrosar sus filas.

Pocos quieren ser policías, aunque el empleo se remunera con uno de los salarios más altos. Lo afirmó meses atrás el presidente Raúl Castro al tiempo que reconocía que muchos de los agentes procedían del oriente de la isla. Para revertir la situación, la PNR, apoyada por sus superiores del Ministerio del Interior (MININT), invita desde hace meses a los jóvenes a estudiar las distintas especialidades.

La última fue divulgada en una nota de prensa para reclutar a personas de entre 18 y 40 años, con el grado 12 (bachiller superior) o formación profesional como «agentes operativos». Una característica «imprescindible» debe ser su «gusto por la investigación, el riesgo y ser capaz de enfrentar casos de manifestaciones delictivas para contribuir a corregir conductas desviadas». Otra es contar con adecuadas «condiciones político-morales».

No se parecerán ni a James Bond. Tampoco a Sherlock Holmes, según afirmó el teniente coronel Pastor Rodríguez en una entrevista al diario Juventud Rebelde. «Utilizamos la inteligencia colectiva porque en Cuba no hay Sherlock Holmes», sostiene el primer oficial de la Dirección Técnica de Investigaciones, el temido (DTI), otra de las divisiones de la PNR que también ha reforzado su nómina. La serie 'Tras la huella', una especie de CSI a la cubana, ha relevado algunos de los métodos de trabajo de la PNR y el DTI. Reconocidos actores isleños dan vida a mandos altos y medios o a delincuentes. Muestran medios técnicos utilizados para investigar y resolver crímenes de todo tipo que ocurrieron en la realidad.

Por eso, ya no importa que la convocatoria especifique que el «oficial operativo sigue la pista a los sucesos sin responsables a primera vista y aporta las evidencias necesarias para su procesamiento según la ley, aunque también desintegra a grupos o bandas dedicadas a actividades delictivas y obstaculiza su vinculación internacional».

El trabajo de OTOS es «el descubrimiento, prevención y esclarecimiento de delitos criminales y económicos mediante la utilización de métodos y medios de la labor operativa secreta».