Rumbo a América

Sergio Domínguez confirmará a principios del 2010 su alternativa en la plaza de Bogotá

PABLO G. MANCHACALAHORRA
Rumbo a América

Sergio Domínguez, absorto ahora en la temporada europea -ayer toreó en Dax (Francia) y hoy lo hace en Los Yébenes (Toledo)- continúa dando pasos en su carrera como rejoneador y acaba de concretar su participación el año que viene (última semana de enero o primera de febrero) en la temporada taurina de la plaza de toros 'Santamaría', de Bogotá, uno de los cosos más importantes y prestigiosos de la América torera. El centauro riojano no oculta su alegría por el nuevo reto que se le plantea en su carrera: «Es un privilegio poder dar el salto y torear en aquellos países, pero me preocupa mucho todo lo referido a los caballos, sobre todo el viaje, aunque la verdad es que estoy encantado por participar en algo así», subrayaba mientras aparejaba a 'Gallito' para realizar las fotos que acompañan este reportaje. Domingo Domínguez, padre de Sergio, explica los pormenores de la expedición: «Nuestra intención es realizar una temporada invernal tanto en Colombia como en Venezuela y Perú. El primer paso que han dado los apoderados de Sergio -Víctor de la Serna y Antonio Sáinz, con la mediación de Julio Fontecha- es cerrar su participación en la plaza de Bogotá en una de las corridas de su temporada grande. A partir de este momento iremos cerrando un calendario de festejos en diversas ciudades como Quito, Cartagena de Indias, etc... Pero esa parte se concretará más adelante, a medida que vaya avanzando el otoño».

Cruzar el 'charco'

El viaje de un matador a pie hacia América no tiene las complicaciones logísticas de las de un rejoneador: «Si se torea a mucha altura conviene ir unos días antes para aclimatarse», quizás eso sea lo único, además de acoplarse a las embestidas de los toros de allí, que son distintas a los de las ganaderías españolas. Sin embargo, «en nuestro caso -abunda el calagurritano- todo es mucho más complejo porque hay que llevar a los caballos, buscar cuadras y esperar a que se recuperen de tamaño trasiego intercontinental».

Domingo Domínguez asegura que no se van a llevar todas las monturas: «En principio desplazaremos tres o cuatro caballos porque alquilaremos algunos a varios rejoneadores colombianos. Ésta es una práctica muy habitual de los toreros españoles cuando van allí y en nuestro caso ya tengo varios apalabrados. Pero claro, un rejoneador tiene que conocer el caballo antes de torear con él y hay que hacerlo en un tiempo récord con el fin puesto en triunfar».

Una de las cuestiones más llamativas reside en el traslado de los caballos. Así que una vez que hayan decidido cuáles llevan a Colombia -'Gallito' está descartado para no arriesgar una de las mejores monturas del matador calagurritano-, hay que hacer un gran número de trámites burocráticos con respecto a cartas sanitarias y movimiento de animales vivos. Los caballos irán en camión hasta el aeropuero de Amsterdan (Schiphol, que se sitúa a tres metros por debajo del nivel del mar) y desde allí viajarán en avión hasta el continente americano: «No sabemos si haremos escala en México o iremos directamente a Colombia; lo que ya conocemos es el precio, que se sitúa alrededor de 7.000 euros por cada caballo y vuelo».

El cartel de la corrida en la que el riojano confirmará su alternativa sí está definido, y lo componen Álvaro Montes, rejoneador de Jaén, y el colombiano Jorge Enrique Piravique. Los astados serán de la divisa 'Dosgutiérrez', una ganadería de Cundinamarca fundada en 1948 por los hermanos Hernán y Ernesto Gutiérrez Arango. Es un hierro con procedencia tanto de Murube como de Santa Coloma que lidia en su país además de en Venezuela y Ecuador y es pionero en la utilización de la inseminación artificial y el trasplante de embriones.

Sergio Domínguez tiene mucha ilusión en esa corrida: «Cuando confirme en Bogotá lo habré hecho en España, Francia y Portugal y sólo me quedará México para haber toreado en las principales plazas de los países taurinos. Es algo así como un sueño».