Matan de un tiro en la cabeza a un joven inmigrante en una zona de copas de Madrid

El muchacho, herido de muerte, fue abandonado por sus propios amigos a las puertas del hospital de La Paz

GEMA ZORRILLACOLPISA. MADRID

Un joven dominicano de 17 años murió ayer tras recibir un disparo en la cabeza cuando se encontraba con unos amigos en la zona de copas de Azca, próxima al paseo de la Castellana y el estadio Santiago Bernabeu. El muchacho, malherido, fue abandonado poco después por sus amigos a las puertas del hospital de La Paz, donde murió en la mesa de operaciones cuando los médicos trataban de extraerle el proyectil que tenía alojado en el cerebro.

Los hechos ocurrieron sobre las 5.00 horas, cuando varios jóvenes protagonizaron una reyerta en los pasillos subterráneos de Azca, a la altura del número 22 de la calle Orense, donde se ubican varios pubs y discotecas de ambiente latino. Según las personas que se encontraban cerca de la zona, se escucharon gritos, insultos, forcejeos y al final dos disparos. Uno de ellos fue el que alcanzó en la cabeza al joven dominicano.

Tras una carrera y como bien pudieron, los amigos del herido consiguieron sacarle al nivel de la calle, donde pararon un taxi para dirigirse a La Paz. Allí lo abandonaron en la puerta y se marcharon a toda prisa sin esperar a ver si era atendido.

Según fuentes policiales, el joven fue recogido por los sanitarios del servicio de urgencia y, tras un rápido examen, fue conducido al quirófano donde los médicos no pudieron hacer nada por salvarle. El cuerpo del fallecido fue traslado a media mañana hasta el Instituto Anatómico Forense y el lunes está previsto que le practiquen la autopsia.

Agentes del Grupo de Homicidios de la Policía tratan de localizar a los amigos del fallecido, a testigos de la reyerta, para aclarar lo sucedido e identificar al asesino. Varios funcionarios pasaron la mañana tomando muestras de la sangre, fotografías y testimonios en esta zona de Madrid, ubicada a espaldas de uno de los mayores centros de negocios de la ciudad. Las cámaras de seguridad de varios establecimientos próximos podrían arrojar luz sobre la autoría del crimen.

Sin embargo, esta no es la primera vez que los disparos irrumpen en la noche de la zona de Azca. La lista de víctimas en poco más de una década no es corta en esta calle del distrito de Tetuán: cuatro muertos y varios heridos.

Estos hechos han provocado que se vuelva a hablar de seguridad en el barrio. Los vecinos temen la noche y cada vez más personas abandonan los pisos, la mayoría de alquiler, que son ocupados por oficinas.

La droga, las bandas e incluso, durante un tiempo la prostitución, han cambiado los bajos de Azca. En la década de los 80 los subterráneos y los pasillos próximos eran símbolo de modernidad y se convirtieron en zona de moda con discotecas y pubs de ambiente exclusivo. Poco a poco la clientela fue cambiando, de manera que hasta la policía tuvo que abrir una oficina en estos bajos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos