La fiesta de Fernando

Rincón de Soto nombra a Fernando Llorente Ciudadano de Honor

MARÍA FÉLEZ| RINCÓN DE SOTO
Fernando Llorente recibe una placa de manos del alcalde de Rincón de Soto. / M. FÉLEZ/
Fernando Llorente recibe una placa de manos del alcalde de Rincón de Soto. / M. FÉLEZ

La noche previa al lanzamiento del chupinazo de las fiestas en honor a la Virgen de Carravieso siempre es especial para los rinconeros, pero más aún lo fue el pasado viernes. A pesar de que debía ser una sorpresa, todos los rinconeros sabían para entonces que tras el acto de coronación se le rendiría un especial y emotivo homenaje al futbolista más importante de la localidad, Fernando Llorente. Fue por eso por lo que muchos niños esperaban ansiosos el momento de ver a su ídolo, de nuevo, por las calles del municipio.

Y llegó el instante más esperado, pasadas las once de la noche el futbolista del Athletic de Bilbao y de la Selección Española subía al escenario para recibir de manos del alcalde de la localidad, Raúl Llorente, una placa conmemorativa que lo nombraba Ciudadano de Honor como días antes lo había aprobado por unanimidad el Pleno municipal. Unos minutos en los que el municipio se entregó de lleno al futbolista y que los más pequeños vivieron intensamente coreando su nombre.

Emocionado y «encantado de estar en su pueblo», el joven futbolista agradecía a Rincón de Soto la intensa acogida. «Es un orgullo estar en mi pueblo en un día como hoy y que los niños puedan disfrutar durante unas horas de mi presencia», fueron las pocas palabras que logró pronunciar el futbolista de la eterna sonrisa ante una plaza rendida a sus pies. Triste por no poder acudir al día siguiente al lanzamiento del chupinazo como estaba previsto. «Tengo que salir a las siete y media de la mañana hacia Bilbao para entrenar», se excusó. El futbolista vivió una de las jornadas más emotivas de su corta pero intensa vida como profesional.

«Es muy importante para mi este reconocimiento por venir de donde viene, del pueblo que me ha visto dar las primeras patadas a un balón. A pesar de que me fui muy joven a Bilbao -con tan sólo 12 años- no olvido de dónde vengo, dónde están mis raíces», comentaba a Diario LA RIOJA instantes después del acto.

También tuvo palabras sobre sus metas conseguidas. «Es verdad que es muy importante lo que he logrado hasta ahora, pero en este mundo no te puedes conformar con lo que tienes, siempre hay que ir a por más, y voy a luchar por conseguirlo», comentaba.

No le sorprendió la acogida triunfal de sus vecinos, «yo si fuese un niño también estaría así de emocionado», y fue por eso por lo que no dudó en volver a salir a la plaza para estar durante casi una hora haciéndose fotos con los más pequeños y firmando autógrafos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos