Los viticultores pueden pedir desde el lunes transfer para 1.725 hectáreas de uva blanca

Agricultura publica el viernes la orden que regula las autorizaciones Los agricultores se repartirán el 85% y las bodegas, el 15%

A. GIL| LOGROÑO
Vendimia de uva blanca en una finca de Fuenmayor. / DÍAZ URIEL/
Vendimia de uva blanca en una finca de Fuenmayor. / DÍAZ URIEL

El consejero de Agricultura, Íñigo Nagore, presentó ayer la orden, que publica mañana el BOR, y que autoriza la plantación de nuevas variedades blancas en La Rioja. Serán un máximo de 1.725 hectáreas por la adquisición de derechos de plantación de otras regiones, equivalentes al 69% -porcentaje de superficie de la comunidad riojana en la DOC Rioja- de las 2.500 hectáreas solicitadas por el Consejo Regulador. Las solicitudes se admiten desde el lunes 1 de junio y hasta el día 30 del mismo mes, con un reparto, tal y como adelantó Diario LA RIOJA, de un 85% para los agricultores y de un 15% para las bodegas.

La Rioja va por delante de las otras dos autonomías de la DOC, que aún no han confeccionado la orden reguladora e incluso tampoco existe un acuerdo sobre la superficie, ya que, mientras el Gobierno de La Rioja entiende necesarias las 2.500 hectáreas para el conjunto de la Denominación, el Gobierno vasco cree bastantes 2.000, con lo que podría sacar un porcentaje menor en su territorio: «Nos gustaría el consenso, pero no pasa nada, ya que cada región es competente», señaló Nagore. «Aunque en crisis -agregó- pueda parecer que no es el mejor momento, Rioja necesita entrar en el mercado del blanco y no hay que olvidar que estas decisiones tardan cuatro o cinco años en tener efecto».

De hecho, aunque las primeras plantaciones podrían hincarse en el 2010, la gran mayoría lo hará en la campaña 2011. El proceso será al siguiente: hasta final de junio, Agricultura recibirá solicitudes y resolverá en seis meses las adjudicaciones, con superficies autorizadas e individualizadas. A partir de ahí, en un plazo máximo de doce meses, los viticultores presentarán los derechos comprados en otras regiones -que según estima Agricultura tendrán un coste de unos 3.000 euros por hectárea- y se remitirán al Ministerio para su autorización.