Un baño a la última

Hoy se inauguran las piscinas climatizadas, con el mayor techo solar del norte del país para calentar el agua, y depuración por ozono, que evita alergias

C. VALDERRAMA| HARO
El concejal de Deportes y el responsable del proyecto guiaron ayer la visita por las nuevas piscinas climatizadas. / C. V./
El concejal de Deportes y el responsable del proyecto guiaron ayer la visita por las nuevas piscinas climatizadas. / C. V.

Instalaciones amplias, prácticas y muy técnicas. Así son las nuevas piscinas climatizadas de Haro, que hoy serán inauguradas por el presidente de La Rioja, Pedro Sanz. El exterior del edificio, finalizado hace meses, invitaba a los vecinos a acercarse a los cristales para intuir el interior de un servicio muy esperado. Ayer, el concejal de Deportes, Jesús Rioja, y el responsable del proyecto, Alfonso Samaniego, descubrieron las entrañas de unas piscinas que abrirán oficialmente al público el próximo 1 de junio.

Al entrar por la puerta giratoria, el usuario se encuentra con la recepción y dos accesos. Uno lleva directamente al spa, independiente de los vasos de las piscinas, donde han dispuesto dos saunas secas, un baño turco y una ducha de agua caliente y fría, además del vaso con chorros y una zona de relax. A través de una gran cristalera, se puede ver las piscinas como tal, a las que se accede a través de tornos instalados en la recepción y previo paso por el vestuario.

En el recinto, se han construido tres vasos, uno de chapoteo para los más pequeños, una piscina intermedia para poder hacer rehabilitación o actividades y una tercera con dimensiones semiolímpicas, 25 metros por 12,5 metros, y homologada para poder ser escenario de competiciones deportivas. Los cuatro vasos cuentan con la luz natural que proviene de las cristaleras.

Hasta aquí, son las instalaciones que podrá disfrutar el visitante, pero en el subsuelo se encuentra todo el equipo técnico que facilita el rendimiento adecuado, que también ha provocado retrasos en su apertura. Las instalaciones de las piscinas se encuentran rodeadas de aguas de nivel freático. Para poder construir los vasos, excavaron hasta cuatro metros y medio por debajo del suelo creando una especie de piscina que con muros pantallas aísle las instalaciones. Desde abajo, se puede apreciar cómo los vasos de las piscinas están sujetados por pilares al suelo y elevados para poder supervisar su estado.

Pero las mejora técnicas también se encuentran en el techo. El tejado que cubre las piscinas es una cubierta solar que facilita la energía para poder calentar el agua de las duchas y de la piscina grande. Una superficie de 1.500 metros cuadrados, que supone la cubierta solar más grande del norte de España. Además, dispone de una depósito conectado a la caldera.

En cuanto a la depuración, el proyecto incorporaba el sistema de ozono, una alternativa al cloro que evita alergias, ojos rojos y estropea menos los trajes de baño.