Las ayudas directas para la compra de coche arrancan en La Rioja con 1.500 euros

Gobierno regional y Ariauto estudian a viabilidad de la propuesta de Sanz, que depende de que el sector apoye financieramente una segunda fase

J. CAMPOS| LOGROÑO
Uno de los vendedores de Auto Iregua, concesionario oficial de Citroën, atiende a una cliente en la tarde de ayer. /ENRIQUE DEL RÍO/
Uno de los vendedores de Auto Iregua, concesionario oficial de Citroën, atiende a una cliente en la tarde de ayer. /ENRIQUE DEL RÍO

La idea del presidente regional pasa por dejar el plan 2000E de Zapatero en 1.500 euros -de los que mil corresponderían a los fabricantes y 500 a las arcas del Estado-, reservando la parte 'responsabilidad' de las autonomías -otros 500 euros- para una segunda fase que convertiría la medida en «más social» al beneficiar a más ciudadanos.

Así, y a la espera de que Sanz consiga el apoyo financiero del sector para su plan -con independencia del planteado por el Ejecutivo central-, lo único cierto es que las ayudas directas para estimular la compra de automóviles entraron ayer en vigor en La Rioja con 1.500 euros de rebaja, mientras que en las comunidades 'adheridas' asciende a los 2.000.

«Antes de poner ninguna medida en marcha, queremos escuchar al sector y tomar las medidas de forma consensuada con el objetivo de que tengan el mayor éxito posible y frenen el descenso de ventas y la crisis en la que está inmerso el automóvil», sentenciaba ayer al término del encuentro el consejero de Industria riojano, Javier Erro.

Prorrogar las ayudas

Sin embargo, tal y como se encargó de precisar Ricardo Operé, vicepresidente de Ariauto, habrá que conocer si los fabricantes están dispuestos a continuar con la campaña pactada con el Gobierno central sólo y exclusivamente en La Rioja. «A día de hoy es prematuro hablar de lo que puede pasar... En primer lugar habrá que saber si las marcas son favorables al plan regional, porque los concesionarios, en principio, no sé si seríamos capaces de hacer frente a esos mil euros que se nos piden en solitario», apuntó Operé.

Como ya anunciase el viernes Sanz, Erro propuso a Ariauto pactar ayudas «eficaces y sociales». De este modo, el Gobierno de España pagaría, junto a los fabricantes-distribuidores, 1.500 euros para adquirir un total de 1.400 automóviles -número estimado con la aportación estatal a La Rioja-; y el Gobierno de La Rioja, por su parte e inmediatamente después, también junto al sector, abonaría otros 1.500 euros para otras tantas unidades.

Anfac, Aniacam, Faconauto y Ganvam, las asociaciones de mayor peso en el sector de la automoción, parecen tener la última palabra.

Fotos

Vídeos