Edgar Hernández, de 'paciente cero' en México a niño milagro

M. L. DE GUEREÑO| MÉXICO D. F.
Edgar Hernández./ AFP/
Edgar Hernández./ AFP

Con sus escasos 5 años, Edgar Hernández, no entiende lo que sucede a su alrededor. Para algunos medios y expertos es el 'paciente cero' de la epidemia de fiebre que tiene a México y al mundo entero sobre ascuas y ahora lo llaman «el niño milagro», porque se curó con amoxicilina y paracetamol.

Ayer jugaba con su hermano de 3 años con el balón nuevo que le regaló el gobernador del Estado de Veracruz, Fidel Herrera, quien rechaza la adjudicación del sambenito al territorio que gobierna. El niño vive con su familia en La Gloria, un pueblo de 3.000 habitantes, donde se cree que el brote de gripe porcina comenzó el 2 de abril. «Edgar dio positivo pero está muy bien», resumió su madre, María del Carmen Hernández.

Ni besos ni abrazos

Mientras, las autoridades mexicanas confían en que la epidemia entre en una fase de estabilización. Ayer confirmaron 49 casos de gripe porcina, siete de ellos de personas fallecidas, en el sexto día de una alerta sanitaria que apaga progresivamente la capital y empieza a sentirse en otras zonas del país. En todo México hay 2.498 personas con neumonía atípica posiblemente asociada a la gripe porcina, 1.311 de ellas hospitalizadas.

Según los expertos gubernamentales, la transmisión de la infección es más viable por contacto que por aire pues el virus pueden permanecer sobre una superficie entre 24 y 48 horas, razón por la cual se recomienda el lavado constante de manos y evitar el saludo con beso o de mano, además del uso de mascarilla.

Fotos

Vídeos