Roma obvió la petición de ayuda de L'Aquila cinco días antes del seísmo

AGENCIAS| ROMA

Un telegrama pudo haber evitado la tragedia de L'Aquila (Italia) donde 295 personas murieron el 6 de abril a causa de un terremoto de 5,8 grados en la escala de Richter. Las fuertes sacudidas que se detectaron seis días antes de la catástrofe hicieron que el Ayuntamiento de L'Aquila pidiera ayuda al departamento de Protección Civil del Gobierno italiano.

El telegrama, del que informaba ayer el diario 'La Repubblica', daba cuenta de los temblores de tierra registrados en la ciudad meses antes de la tragedia y del mal estado de los edificios, para lo que el alcalde, Massimo Cialente, pedía la declaración del estado de emergencia.

«En relación a los graves y constantes episodios sísmicos cuyo inicio se remonta al 16 de enero pasado, bajo forma de cotidianos goteos de terremotos de unas doscientas sacudidas o más, pediría una urgente aprobación de fondos», decía el telegrama que añadía la petición del estado de emergencia. La respuesta a las peticiones de ayuda que se lanzaron entre el 30 de marzo y el 5 de abril por parte de las autoridades locales fue descalificarlas como «psicosis», según la presidenta de la provincia de L'Aquila, Stefania Pezzopane.