El dinero o la libertad

El estudiante logroñés condenado por compartir en Internet contenidos con ánimo de lucro asegura que aceptó la pena para evitar futuros costes económicos

V. SOTO| LOGROÑO

A.G.L., el joven estudiante logroñés acusado de compartir a través de Internet contenidos con derechos de autor con ánimo de lucro explicó ayer en un comunicado a través de su 'blog' que aceptó el acuerdo condenatorio para evitar «futuros costes económicos». Además, el imputado, de 22 años, también aceptó el acuerdo ofrecido por la otra parte para minimizar «la posible repercusión personal que podría tener un pleito que se alargara en el tiempo», indica.

A.G.L. explica que «la decisión de aceptar el acuerdo [que le condena a seis meses de prisión que no deberá cumplir al carecer de antecedentes y al pago de 4.900 euros] se tomó por recomendación de mi abogado, en primer lugar para ajustar a unas cifras asequibles las compensación económica por daños y perjuicios», además de evitar daños personales posteriores por la prolongación del caso. en los tribunales. Es decir, que lo que ha intentado este internauta es cerrar la posterior vía civil a la que se podía enfrentar y que le podía haber supuesto un notable desembolso económico. En vía penal, otros casos similares han acabado siempre con sentencias absolutorias para los internautas.

En el comunicado, el joven estudiante de Informática asegura esperar que esta sentencia «no tenga repercusión en otros juicios contra 'webmasters' que todavía están en curso. Además, anima a todos los internautas «a luchar y defender los intereses de todos los internautas mientras puedan», ya que él asegura no haberlo podido hacer por falta de recursos. Según el joven, la táctica elegida por los demandantes ha sido la de perseguir a los internautas «hasta encontrar personas como yo que no pueden defenderse».

Por último, A.G.L. asegura que «nunca he querido tener ningún tipo de beneficio económico de las webs». «Es vergonzoso que la gente esté pensando que me he forrado vendiendo copias de obras protegidas», recalca, para explicar que lo obtenido sólo le ha valido para sostener económicamente su web.