Irak no renovará la licencia a la empresa de seguridad Blackwater

EFE| BAGDAD

El Gobierno iraquí no renovará la licencia para operar en el país a la empresa de seguridad privada estadounidense Blackwater, que trabaja para el Departamento de Estado de EE UU, informó ayer la oficina del portavoz del Ministerio de Interior, Abdel Karim Jalaf.

El contrato de dicha compañía, acusada de ser responsable de la muerte de 17 civiles en Irak en 2007, ha llegado a su fin y el Gobierno iraquí no permitirá que sea renovado, aseguró Jalaf, según su oficina.

Tras la firma del pacto de seguridad alcanzado entre Estados Unidos e Irak a finales del año pasado, el Gobierno iraquí tiene la potestad de renovar o cesar las licencias de las empresas de seguridad que operan en el país.

El Gobierno de Estados Unidos acusó el pasado diciembre de homicidio voluntario a cinco vigilantes privados de Blackwater por los sucesos ocurridos el 17 de septiembre de 2007 en la plaza Nusur, en el oeste de Bagdad. Los hombres trabajaban como vigilantes armados de esta empresa con sede en Carolina del Norte, y se desplazaban en un convoy con vehículos blindados cuando comenzaron a disparar contra varios civiles.

Dicho incidente desató una oleada de protestas en el país contra estas empresas de seguridad, sacó a la luz pública su papel y puso en tela de juicio la presunta inmunidad con que operaban en Irak.

La decisión del Gobierno iraquí no ha causado sorpresa en Washington, ya que el Inspector General del Departamento de Estado había advertido de esta posibilidad en uno de los dos informes que ha elaborado sobre la gestión de los contratos de seguridad privada en el país árabe. Sin embargo, el portavoz indicó que «estamos evaluando las implicaciones que tiene la decisión de Irak para nosotros. Estamos tratando de formular cómo vamos a proseguir».