La operación 'Plomo sólido' divide a la UE

A. G.| BERLÍN / LONDRES

Los desmesurados bombardeos israelíes sobre Gaza no han tardado en llevar -como era hasta cierto punto previsible- las discrepancias a la ya de por sí dividida, pese a su denominación, Unión Europea. Alemania y Reino Unido, los dos socios comunitarios más destacados junto a Francia, se han colocado en polos opuestos a la hora de valorar la operación 'Plomo sólido'.

La canciller germana, Angela Merkel, no tiene ninguna duda en responsabilizar a Hamás «en solitario» de la «escalada de violencia» en la Franja. Y por si fuera poco, insta sólo a los palestinos a cesar la agresión con cohetes.

Para Berlín está sumamente clara la «legitimidad de Israel para defender su propio territorio», apuntó Thomas Steg, viceportavoz de la cancillería. Y fue aún más contundente al calificar el respaldo unilateral de Merkel al Gobierno Olmert, que considera «fundamental» a la hora de «valorar la situación en Oriente Próximo».

Pero pocas horas después de la conocerse la postura alemana, desde Londres al primer ministro británico, Gordon Brown, se apresuró a declararse «horrorizado» por la violencia de los bombardeos israelíes sobre Gaza, al tiempo que aseguró que que «no hay una solución militar».

En una nota difundida por el 10 de Downing Street, el jefe del Gobierno de Reino Unido pidió «redoblar los esfuerzos internacionales para asegurar que tanto Israel como Palestina deben tener tierra, derechos y seguridad para vivir en paz». Y su ministro de Exteriores señaló que la actuación hebrea marca «un punto muy peligroso y muy negro» en el proceso de paz.

Fotos

Vídeos