Sanz dice que el Gobierno municipal de PSOE-PR es perjudicial para Logroño

El presidente regional ha recordado que PR y PSOE le descalificaron cuando adelantó que los propios arquitectos veían que no era factible mantener la estación y ha pedido a Santos que aclare su postura

EFE | LOGROÑO

El Consejo desechó, con el voto en contra del primer teniente alcalde de Logroño, el regionalista Angel Varea, conservar la actual edificio de la Estación por entender que alargaba el proyecto de la primera fase y creaba alguna incertidumbre sobre la financiación, en lo que coincidieron el portavoz del Gobierno regional en la reunión y el alcalde de Logroño, Tomás Santos.

El presidente ha recordado hoy sus declaraciones del edificio de la actual estación, en el sentido de que "no se sostenía, que tenía que ser derribado y su mantenimiento era un capricho de algunos".

Aquellas declaraciones, ha dicho hoy Sanz, "provocaron insultos, iras y descalificaciones por parte del PSOE y el PR en el Ayuntamiento de Logroño contra el presidente de esta Comunidad, que financia y apoya a los logroñeses con más de 80 millones de euros el soterramiento del ferrocarril".

Sanz ha emplazado hoy al alcalde de Logroño, el socialista Tomás Santos, a que diga públicamente "qué piensa de la estación, por qué ha cambiado de opinión, por qué descalificó al presidente de esta Comunidad cuando (el presidente) dijo que los arquitectos del proyecto no contemplaban mantener la estación y que no era lo mejor desde el punto de vista operativo, funcional y arquitectónico".

"Al final -ha asegurado el presidente- volvemos a lo de siempre. Palabra socialista es no creérsela; promesa socialista nunca se cumple y éso contribuye a no dignificar la vida política".

Para el presidente del Gobierno regional, "la ética en la política tiene que ser palabra dada cumplirla" porque "no se puede estar diciendo un día una cosa y al día siguiente lo contraria buscando el oportunismo y el momento político".

En su opinión, lo acordado ayer en el Consejo de Administración de la Sociedad Integración del Ferrocarril demuestra "el fracaso y las consecuencias de un gobierno de coalición en el Ayuntamiento de Logroño".