El auge de la energía solar y el cambio legal disparan el 300% en un año las instalaciones en La Rioja

De los 64 proyectos inscritos, se ha pasado a 375 con una potencia superior a los 72.000 kilowatios

E. SÁENZ| LOGROÑO
Energías solar en Arnedo. / ALFREDO IGLESIAS/
Energías solar en Arnedo. / ALFREDO IGLESIAS

Los datos son rotundos. Mientras en el 2003 el número de inscripciones de este tipo apenas llegaba a la media docena, este año supera ya las 375 rozando ya un total de medio millar. La potencia generada por esos proyectos ha experimentado un crecimiento similar. Así como hace un lustro apenas alcanzaban los 30 kilowatios, este año supera ya los 77 Mw.

Un recorrido por el emplazamiento y el volumen de los proyectos fotovoltaicos en la región habla de una distribución territorial relativamente homogénea. Hasta 41 municipios cuentan a fecha de hoy con instalaciones de estas características, según consta en el registro de la Consejería de Industria.

Si bien La Rioja Baja destaca como un notable punto de atracción con proyectos de calado tanto en Arnedo como en Alfaro, Pradejón o Rincón de Soto, la energía solar está también presente en el resto del territorio. Desde pequeñas localidades hasta la capital; desde un mínimo de placas con una potencia reducida hasta amplios huertos de gran producción. Un mapa en el que también despunta ahora Fuenmayor gracias a la puesta en marcha de la factoría de Solaria en los antiguos terrenos de Electrolux.

Escenario legal

¿A qué obedece tal empuje de la energía solar? «La promoción de la electricidad generada a partir de energías renovables es un objetivo prioritado para el Gobierno de La Rioja», apunta el director general de Industria, Florencio Nicolás, como una de las razones que justifican esta tendencia. Pero no es la única.

El sector coincide en señalar el cambio del marco legal como otra de las causas que han apuntalado esta situación. Así como la normativa vigente hasta septiembre favorecía su desarrollo en cuanto a las primas establecidas para la generación de energía solar, la elaboración del nuevo Real Decreto generó cierta «incertidumbre» sobre el futuro escenario retributivo y de potencia instalable. «Eso hizo adelantar inversiones que de otra forma se hubiesen acometido de forma más progresiva y gradual», confirma Nicolás.

En vista de que la instalación de plantas fotovoltaicas superó en octubre del año pasado la potencia prevista para el 2010, la normativa aprobada finalmente optó por fijar un tope de 400 megawatios anuales con un cupo adicional extraordinario para amortiguar el cambio. En cuanto a las primas, se ha establecido que las plantas de suelo recibirán 32 céntimos por kilovatio/hora y las de tejado otros 32 si su potencia es superior a 20 kv. y 34 si no excede este límite. Es decir: una reducción del 30% respecto a las anteriores tarifas.

Tras unos meses de adaptación de las instalaciones, la nueva planta de Solaria en Fuenmayor se encuentra ya en fase de producción con dos líneas de fabricación en marcha y un total de 44 empleados. En diciembre se activarán dos líneas más y se duplicarán los turnos, lo cual supondrá la contratación de otros 40 trabajadores.