Las cajas de ahorro pronostican que la crisis se extenderá al 2010

La Comisión recuerda a los socios de la UE la vigencia del Pacto de Estabilidad

CÉSAR CALVAR| COLPISA. MADRID

Los expertos son cada vez más pesimistas y sitúan en un horizonte más lejano la recuperación de la economía española. La Fundación de las Cajas de Ahorro (Funcas) ha vuelto a corregir a la baja sus previsiones, y en su último informe pronostica que la crisis se extenderá al 2010. El Producto Interior Bruto (PIB) nacional apenas crecerá ese año el 0,5%, un punto por debajo de la tasa que establecía su última previsión.

El estudio también rectifica a la baja la evolución de la economía prevista para el 2009, para la que ahora plantea un descenso del 1,5%. Todo ello un día después de que el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, ahondase en ese pesimismo y presagiara dos años de déficit de las cuentas públicas en torno al 4%, por encima del techo del 3% que establece el Pacto de Estabilidad de la Unión Europea.

Las cajas de ahorro reaccionaron a esos negros augurios con un informe que subraya que el impacto de la crisis financiera sobre la economía real está siendo más grave de lo esperado y que pronostica un déficit de las cuentas públicas del 1,8% en el 2008, que se ampliará al 4,3% en el 2009 y hasta el 5,6% en el 2010. En España, el ajuste que padece el sector de la construcción adquiere «cada vez mayor dramatismo» y obliga también a revisar a la baja las previsiones. Funcas asegura que hasta finales del 2009 las tasas intertrimestrales de crecimiento serán negativas, y las de desempleo se situarán en el 11,2 este año; el 15,9% y el 18%, en el 2009 y 2010.

Alivio temporal

Los expertos avisan de que cuando la fase más dura de la crisis financiera haya sido superada, el crédito no volverá a fluir con normalidad hasta que las entidades financieras se recapitalicen y recuperen sus cuentas de resultados. Como consecuencia, las expectativas para la economía mundial -y española- se han deteriorado a pesar del momentáneo «alivio» que supuso el descenso del precio del petróleo y los tipos de interés.

El informe constata que el resultado del tercer trimestre ha llevado a elevar en una décima, hasta el 1,2%, la tasa de crecimiento anual prevista para cerrar el 2008. Las medidas adoptadas por los gobiernos a ambos lados del Atlántico comienzan a restituir la confianza de los inversores, pero con lentitud, por lo que la situación «está lejos de la normalidad».

El comisario europeo de Asuntos Económicos, Joaquín Almunia, llamó a los gobiernos de la UE a mantener el control del déficit y ajustarse al techo del 3% del Pacto de Estabilidad. Almunia recordó que el acuerdo «sigue y va a seguir vigente». Admitió que «tiene previsiones para situaciones económicas excepcionales», pero «no tiene una cláusula que diga que queda suspendido» cuando los números no cuadran.

Almunia alabó la capacidad de España para acumular excedentes en tiempos buenos. Su deuda pública, detalló, está «claramente por debajo» de la media europea.