Una moneda de 'Calagurris' confirma el origen romano de la ciudad de Oviedo

El hallazgo de este bronce, del siglo I, ha llevado a reconsiderar las raíces medievales de la capital asturiana

I. ÁLVAREZ| CALAHORRA
Símil de la moneda encontrada./
Símil de la moneda encontrada.

Oviedo tiene sus raíces ancladas en la época romana y no en la Edad Media, como se ha considerado hasta la fecha. El hallazgo de una moneda de la antigua 'Calagurris', en el transcurso de las excavaciones arqueológicas que en estos momentos se están llevando a cabo en el Casco Antiguo de la ciudad, atestigua el origen romano de la capital asturiana, según ha conseguido demostrar el arqueólogo que dirige la excavación, Rogelio Estrada.

La asociación Amigos de la Historia de Calahorra ha informado de este descubrimiento y explica que «si hasta ahora, los expertos atribuían a Oviedo un origen medieval en torno al siglo VIII-IX, la aparición de esta moneda calagurritana, de comienzos del siglo I, está permitiendo reconsiderar los orígenes de la ciudad».

La pieza ha sido encontrada en la calle Rúa, en la zona vieja, junto con una fuente datada en el siglo IV. En concreto ha sido descubierta en unos solares que servirán para ampliar el Museo de Bellas Artes.

En un principio, ambos restos se ponen de lado de los historiadores que desde hace varios años venían defendiendo la ampliación de la romanización de la región asturiana.

De otro lado, la asociación recuerda que «el hallazgo de monedas romanas acuñadas en Calahorra es habitual a lo largo de toda la península, pero la singularidad de la encontrada en Oviedo se debe al confirmar la presencia romana en el solar donde siglos más tarde se levantara la sede del Reino Astur».

La moneda corresponde un As de bronce, acuñado durante el reinado del emperador Tiberio. En ella figuran los dunviros 'Sparso' y 'Saturnino'. Recoge Amigos de la Historia que, según la doctora María Ruiz Trapero, experta en numismática, esta moneda «fue una de las de mayor tirada de las acuñaciones romanas llevadas a cabo en 'Calagurris', con los emperadores Augusto y Tiberio». Los descubridores del bronce apuntan que procede del pago a las tropas del Imperio que se encontraban en el península.

Gran repercusión

La repercusión que en ámbitos científicos y académicos ha tenido esta noticia, en cuanto al origen de un municipio que se presuponía medieval, «lleva a la conclusión de que cualquier hallazgo arqueológico, por minúsculo que sea, puede revolucionar el conocimiento y obligar a rescribir la historia de cualquier lugar», explica el colectivo en un comunicado. Sería en definitiva un ejemplo más de cómo unos pequeños restos del pasado pueden cambiar la historia.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos