Un trabajador de 24 años fallece al caerle un puntal en una obra de Haro

La víctima, de nacionalidad portuguesa, casada y padre de dos hijos, murió al recibir el impacto en la cabeza pese a ir protegida con un casco

G.B| LOGROÑO/HARO
Zona desde la que se desprendió el puntal que provocó la muerte al joven trabajador. / DONÉZAR/
Zona desde la que se desprendió el puntal que provocó la muerte al joven trabajador. / DONÉZAR

Un joven trabajador de la construcción de 24 años y nacionalidad portuguesa falleció a primeras horas de la tarde de ayer en una obra de viviendas situada en el casco urbano de la ciudad riojalteña de Haro. Los hechos, según pudo saber Diario LA RIOJA, se produjeron minutos antes de las tres de la tarde, en las obras de una promoción residencial ubicada en la calle Federico García Lorca de la capital de La Rioja Alta, junto al campo de fútbol del Mazo.

Según informó ayer el SOS Rioja 112, el siniestro se produjo a las 14.56 horas. Fuentes consultadas por este diario señalaron que el trabajador formaba parte de la empresa Silva y Casado, subcontratada por Portues, quien a su vez trabajaba para la constructora Begar.

Aunque ayer reinaba cierta confusión en torno a las causas del siniestro, todo parece indicar que un puntal caído desde la segunda planta de la construcción golpeó al trabajador que en esos instantes abandonada la obra. Si bien iba cubierto con un casco de obra, el fuerte golpe le provocó la muerte. Fueron varios los particulares los que alertaron al SOS Rioja del accidente.

Tras el aviso se desplazaron hasta el lugar recursos de emergencias del Servicio Riojano de Salud, quienes no pudieron hacer nada por salvar su vida. La Policía Judicial de la Guardia Civil de Haro se trasladó también al lugar de los hechos y se encargo de instruir las oportunas diligencias. La autoridad judicial ordenó el levantamiento del cadáver y su traslado al Instituto de Medicina Legal de Logroño.

El cuerpo del trabajador fue identificado como Manuel C.B., de 24 años y de nacionalidad portuguesa. Estaba casado y tenía dos hijos. Toda su familia reside en Portugal por lo que, presumiblemente, el cadáver será repatriado al país luso. Fuentes empresariales consultadas por este diario no pudieron aportar ayer más datos sobre el siniestro.