Final amarga

Titín y Barriola, campeones del torneo tras la lesión de Olaizola II, cuando iban 4-6

NAFARRATE| LOGROÑO
Instante en el que Olaizola II descarga todo su peso sobre el brazo derecho y se lesiona. / FERNANDO DÍAZ/
Instante en el que Olaizola II descarga todo su peso sobre el brazo derecho y se lesiona. / FERNANDO DÍAZ

De esta manera, el delantero riojano conquista su séptimo título mateo después de dos años de sequía. Barriola, su compañero, inserta su nombre por tercera vez en el palmarés de ganadores -por parejas ya que tiene un título individual- y por segundo año consecutivo es elegido como el mejor de la feria.

Fue una final amarga por su final. El ambiente y la expectación eran máximas. El entorno, el ideal, pero el inesperado desenlace echó por tierra las inmensas ganas de una afición que tuvo un comportamiento ejemplar hasta en los peores momentos.

Corría el tanto 4-5, momento en el que Titín conectó un gancho terrible al que se lanzó Olaizola II con determinación para devolver. Lo hizo, pero en la caída y consiguiente inercia, echó todo el peso de su cuerpo sobre el hombro derecho, instante en el que el pelotari notó un chasquido en la articulación. Rápidamente se echó mano a la zona, muy dolorida, y se fue camino de los vestuarios.

La cosa parecía grave porque se trata de un pelotari que no suele quejarse y cuando lo hace es que hay algo de relieve. Pasaron diez minutos y el revuelo en los vestuarios fue enorme. Poco después se anunció el abandono.

El público anunció con pitos su disgusto, cuando instantes antes disfrutaban de una final que se desarrollaba según el guión ideal de las grandes tardes de pelota.

Dúo-trío

Tras anunciar que Olaizola II no saldría más por la puerta, se improvisó un partido de recurso que no colmó las inquietudes de nadie. Ni de pelotaris ni de afición. Pero algo había que hacer.

Un dúo contra trío en el que jugaron Titín y Barriola frente a Mendizábal, Cabrerizo y Pachi Ruiz, a 18 tantos que acabó con la derrota de los primeros por 11-18. Ya no había ni pasión ni interés y no digamos con el último partido mano a mano que jugaron solos Ibai Zabala y Urberuaga.

Fotos

Vídeos